Aún conserva el 54% de apoyo entre los norteamericanos

¿Y si Obama no puede?

Pierde fuelle un año después de su deslumbrante victoria electoral

Las elecciones a gobernador en Virginia y Nueva Jersey, en las que Obama echó toda la carne en el asador, han concluido con un embarazoso descalabro para el Partido Demócrata

Un año después de su deslumbrante victoria electoral, el «Yes, we can» de Obama suena a hueco. Fascinados por el color de su piel, su fotogenia, su verbo cálido y sus promesas, políticos y periodistas elevamos al nuevo presidente de EE.UU. a una categoría sobrehumana. Sólo nos falto decir que era capaz de volar. Hasta le dimos un premio Nobel, sin esperar a que hiciera algo concreto para merecerlo. El mito acaba de efectuar un aterrizaje forzoso.

Las elecciones a gobernador en Virginia y Nueva Jersey, en las que Obama echó toda la carne en el asador, han concluido con un embarazoso descalabro para el Partido Demócrata. Los republicanos han ganado en los dos estados. Los resultados no pueden interpretarse como un referéndum sobre la gestión presidencial porque influyen mucho los factores locales, pero el personaje y su «revolución» han perdido brío.

Basta echar un vistazo al televisor para concluir que sigue siendo el líder más adorado del planeta. Conserva un 54% de apoyo entre la población norteamericana -una cifra casi idéntica a la del porcentaje de votos con que ganó la Casa Blanca- y nada grave ha ocurrido en estos primeros doce meses que permita descalificarlo como líder.

Ha conseguido, y no es poco, cambiar la penosa imagen que proyectaba Bush pero faltan resultados tangibles. Los cambios se demoran, los proyectos se matizan y los plazos se extienden, tanto en la economía, como en la sanidad, igual en Irán que en Afganistán. Obama no ha cometido errores relevantes. Su problema, el drama, es que tampoco ha hecho nada espectacular. Y lo complicado en política, lo que cuenta, es pasar de la poesía a las matemáticas.

Ser el primer presidente negro de EE.UU. es muy bonito pero la decepción de la gente será monumental si un día de estos llega a la conclusión de que Obama no puede.

ALFONSO ROJO

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído