Los malos, los únicos malos, son los llamados piratas y todos los demás, sus víctimas

Cuestión de Estado en el Alakrana

Unas jornadas de espeso silencio solicitado y exigido por el presidente del Gobierno

Los canales de información internos no han funcionado y que, cuando lo han hecho, ha sido para transmitir información que luego ha resultado no ser cierta

Más información

La noticia de la liberación de los 36 tripulantes del Alakrana fue para todos un auténtico alivio. Estaba escrito desde el DIA uno que se pagaría el rescate que pidieran cómo ya ocurrió con el Playa de Bakio.

Bien pensado no deja de ser un horror tener que pagar a los terroristas del mar, pero es un valor entendió y creo que aceptado por inevitable que así debe ser.

Lo de los secuestros en las costas somalíes y el consiguiente pago de rescate se está convirtiendo en asunto fuera de debate.

Los tripulantes están liberados después de unas jornadas de espeso pero necesario silencio solicitado y exigido por el presidente del Gobierno.

El silencio, cómo es natural, se ha roto. Lo ha roto el PP pidiendo la reprobación de tres ministros y cuestionando la actuación del Gobierno, no la liberación de.los secuestrados y lo ha roto, y de que manera, el propio Gobierno.

No se trata de laminar al Ejecutivo y ni mucho menos de desviar responsabilidades. Los malos, los únicos malos, son los llamados piratas y todos los demás, sus víctimas.

Sentado este principio, que nadie en su sano juicio puede cuestionar, habrá que decir que si durante buena parte del tiempo que ha durado el secuestro, el Ejecutivo ha destilado descoordinación, en cuanto se ha puesto a dar explicaciones lo ha estropeado aún más.

Y lo han estropeado las sucesivas declaraciones de las que se desprende con claridad que lo de menos ha sido la descoordinación.

Se desprende algo tan preocupante cómo que, al parecer, los canales de información internos no han funcionado y que, cuando lo han hecho, ha sido para transmitir información que luego ha resultado no ser cierta.

Fue la ministra Chacón, quien recogiendo lo que a ella se le contaba, la que afirmó con rotundidad aquello de «sabemos donde están y están bien». La realidad es que nunca estuvieron en lugar alguno que no fuera el propio barco.

¿No es preocupante este fallo? ¿Es posible que la inteligencia española vea algo que no ha ocurrido?.

Roto el silencio, el Jefe del Estado Mayor del Ejercito nos cuenta que un helicóptero de las Fuerzas Armadas no pudo con una barca de plástico, que por muy sofisticada que fuera no deja de ser una barcaza, para añadir que los piratas llegaron a la playa se equivocaron con el paisaje humano.

¿Es imaginable una playa perdida de Somalia abarrotada de gente al sol? ¿No hubiera sido posible establecer un dispositivo en tierra que hubiera permitido la detención de los secuestradores?

Hay que admitir que la situación en su conjunto no es una solución fácil; pero estremece pensar que quienes tenían que informar al Gobierno de los movimientos de los secuestradores y de los secuestrados no se enteraron de lo que debían enterarse y resulta llamativo, más bien increíble, que un helicóptero –estupendo, por cierto– del Ejercito, conducido por gentes de experiencia más que comprobada, no pudiera con la famosa barcaza y que llegados a la playa los piratas se sintieran de nuevo en casa porque nadie les estaba esperando.

Más allá de la trifulca política, cuanto más se va sabiendo, y todavía sabemos poco, de este secuestro más motivos hay para la preocupación, porque hay algunos aspectos, cómo los señalados en estas líneas, que en mi opinión rozan lo que se llama «cuestión de Estado».

Que quienes tienen que informar no lo hagan o lo hagan mal y que quienes tienen que detener una barcaza no puedan hacerlo, es muy grave.

Y que no se produzca ni una sola detención en tierra, mucho más. Y lo es, entre otras razones, porque todos estos fallos conforman un mensaje que cómo país objetivamente nos debilita ante los piratas.

Y es que esos piratas que se enteraban de todo y por eso era bueno que nos callásemos, continúan enterándose de todo, también del helicóptero que no pudo con su barcaza de plástico.

Aplicar a la política eso de que bien está lo que bien acaba es deslizarse por territorios llenos de peligro, Todos nos alegramos de la libertad de los secuestrados. Su vida y su libertad era, y así debe ser, el objetivo prioritario del Gobierno.

Lo único malo de esta historia es que los piratas, es decir: los terroristas del mar, están encantados y eso, no lo oculto, me fastidia mucho.

 

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído