Al cambiar de discurso, el presidente socialista se ha quedado sin discurso

Zapatero está con el agua al cuello

En el PSOE no se escuchan voces de fronda pero el malestar es palpable

Convocar elecciones ya -como pide Rosa Díez desde UPyD- sería una salida, pero no habrá tal porque Zapatero sabe que ahora aparejaría su suicidio político

En política, cuando lo nuevo no acaba de nacer y lo viejo no se resigna a morir se abre el tiempo de la tragedia. Lo nuevo en España es el ajuste anunciado por el presidente del Gobierno.

Medidas que ha puesto en pie de guerra a los funcionarios, pensionistas y familias afectadas por algún caso de dependencia.

Por no hablar de quienes habían contratado y firmado obra pública que ahora con el tajo (congelación de 6.000 millones de inversiones del Ministerio de Fomento), se sienten burlados.

Forzado por la magnitud del déficit y apremiado por Merkel y Sarkozy (garantes del euro), Zapatero se ha visto obligado a liquidar de un plumazo buena parte de su política social.

Al cambiar de discurso se ha quedado sin discurso ante los suyos. Comisiones Obreras (Fernández Toxo) ha dicho que la situación abre el camino hacia la huelga general.

Más renuente a romper amarras con La Moncloa, desde UGT, Cándido Méndez intenta ganar tiempo en la esperanza de poder salvar la cara. Los funcionarios han sido convocados ya a la huelga por el sindicato mayoritario.

En el PSOE no se escuchan voces de fronda pero el malestar es palpable. Rajoy, el líder del PP, partido que, por cierto, venía exigiendo medidas quirúrgicas para salvar al enfermo, deja solo ante el peligro a Zapatero.

En términos políticos el presidente está con el agua al cuello. Convocar elecciones ya -como pide Rosa Díez desde UPyD- sería una salida, pero no habrá tal porque Zapatero sabe que ahora aparejaría su suicidio político.

¿Qué hará? Probablemente, lo de siempre: intentar ganar tiempo creando algún escenario nuevo, alguna historia que distraiga la atención del personal.

Lo malo, para él, es que esta vez el público quizá ya no le responda.

En los últimos años de su vida, el gran actor Marlon Brando decía que su tragedia era no haber sabido retirarse del escenario cuando el público ya había abandonado el teatro.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído