Un paso más para imputar a Camps

Tanto El País como El Mundo, en sus diarios en la red, informaron a primera hora de la tarde de este martes de un nuevo documento del Supremo sobre el Caso Gürtel, y sobre la probable relación del presidente valenciano Camps con el caso. Según la versión de El País, «el Tribunal Supremo hizo pública la sentencia que estima el recurso del fiscal y devuelve al Tribunal Superior de Valencia el caso Camps para que prosigan las investigaciones, por estimar que la interpretación hecha por el tribunal valenciano dejaría vacío de contenido el delito de cohecho impropio». Según el texto, el Supremo cree que «los regalos de las prendas de vestir aparentemente se hicieron de forma repetida, con aparente opacidad y sin que, en este momento, conste otra justificación que la atención a la función pública desempeñada por sus perceptores». El alto tribunal deja al instructor de la causa, el juez José Flors, la decisión sobre la inculpación del ex secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa. Según la sentencia, el sobreseimiento provisional -no el sobreseimiento libre- de Costa no sería en principio «descartable», aunque el instructor «aún podría practicar nuevas diligencias», de forma que deberá ser Flors el que decida. El Supremo acoge el primer motivo de casación de la Fiscalía, y explica que la interpretación del Tribunal de Valencia sobre el artículo 426 del Código Penal, «a lo que conduce es a vaciar de contenido» y «prácticamente habría desaparecer» el delito de cohecho impropio.

Por su parte, la versión del diario El Mundo destaca que el TS asegura que la trama Gürtel regaló los trajes a Francisco Camps aparentemente «de forma repetida», «con aparente opacidad» y sin que conste otro motivo que «la atención a la función pública desempeñada por sus perceptores». Así lo expresa en la «sentencia completa» hecha pública este martes y en la cual argumenta los motivos por los que el pasado miércoles ordenó reabrir la investigación contra el presidente valenciano en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana por un presunto delito de cohecho impropio. El Supremo desmonta de este modo uno de los argumentos de la defensa de los cargos ‘populares’ y niega que exista «similitud alguna» entre el posible delito de Camps y un caso que el PP recordó en su momento. El PP estaba convencido de que el caso de los trajes se archivaría porque así se hizo cuando la presidenta del Constitucional «recibió un regalo de 30.000 euros», sin embargo, el Tribunal aclara que en aquella ocasión «tal dádiva no guardaba relación con la función pública referida» y constituía «un homenaje a su previa trayectoria académica y profesional».

Tampoco encuentra similitudes con los fondos que recibió Garzón del Banco Santander para financiar dos series de coloquios que dirigió en la Universidad de Nueva York. La sentencia también aclara que para el cohecho pasivo o impropio no es necesario, como mantenía el tribunal valenciano, una «relación causal» entre los regalos y los contratos, ya que «basta con la aceptación de un regalo entregado en consideración a la función o cargo desempeñado». «No es necesaria la realización de acto alguno por parte del receptor (del regalo) para que el delito exista», dice el Tribunal. Eso sí, el Supremo recuerda que no debe excluirse «el círculo de influencia que pueda desplegar potencialmente el titular de la función por razón de la misma», y subraya que el bien jurídico protegido por el delito de cohecho es «preservar la apariencia de imparcialidad, neutralidad y sujeción a la ley en el ejercicio de la función». La sentencia matiza también que la «cuantía, proporcionalidad o dimensión de la dádiva o regalo y su adecuación a los usos sociales debe servir de medida para corregir desproporciones evidentes».

Desde el fallo de la semana pasada que devolvía las actuaciones al magistrado instructor de la causa para que «continúe su tramitación en la forma legalmente procedente» en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, se han relanzado los rumores sobre la posibilidad de que Camps decidiese adelantar las elecciones. Génova nunca ha visto con buenos ojos lo que se consideraba como una maniobra de Camps para blindar su propia candidatura a la espera de novedades judiciales. Y en todo caso, parece que se apresura peligrosamente la fecha en la que Camps se sentará en el banquillo de los acusados, con la correspondiente y nefasta repercusión para el PP de la Comunidad Valenciana y de Camps…

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído