Tras el rescate financiero irlandés, España está en el punto de mira

Hermann Tertsch: «Zapatero quiere dar la razón a quienes consideran inútil esperar una reacción apropiada de la economía española»

Hermann Tertsch: "Zapatero quiere dar la razón a quienes consideran inútil esperar una reacción apropiada de la economía española"
Elena Salgado.

El Frankfurter Allgemeine sentencia que Portugal y España están en "una situación general económica sensiblemente peor que Irlanda"

¿Será España rescatada del desastre económico como Irlanda? El aparente optimismo de la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, parece no contagiarse ni a los mercados ni a la prensa extranjera en cuanto a la solvencia española. «El nerviosismo en los mercados afecta a todos», reconocía el 17 de noviembre de 2010 a pesar de su entusiasmo.

El columnista de ABC Hermann Tertsch, en su columna del 23 de noviembre de 2010 —Más pobres, menos libres, nada soberanos–, se hace eso de lo publicado en la prensa alemana sobre la situación económica española:

¿Y nosotros? El Frankfurter Allgemeine no solo criticaba las prisas en imponer la ayuda a Irlanda. Sentenciaba que «Portugal y España están en una situación general económica sensiblemente peor que Irlanda».

Tiene dos opciones: agarrarse al optimismo del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero o al anuncio de la catástrofe. ¿O existe un punto intermedio entre la fe y la cruda realidad actual? Apunta Tertsch en su columna:

Nuestro Gran Timonel parece ansioso por darles la razón a quienes consideran inútil esperar una reacción apropiada de España mientras él no haya desaparecido de escena.

Parece que el zapaterismo tampoco está muy convencido de sus propias previsiones. Cuando en la entrevista del 22 de noviembre de 2010 en El País se preguntaba al mismísimo presidente del Gobierno si haría falta apretarse más el cinturón, la respuesta parecía un condicional.

¿Van a hacer falta más recortes? Respuesta : «No hay ninguna previsión de que hagan falta más recortes». Insistía el muy bien intencionado entrevistador: ¿Eso es no? ¿O es no con los datos que hay encima de la mesa? Respuesta: «No, con la situación actual. No, con el escenario que contemplamos para el 2011. No, con las medidas adoptadas. No».

Aun no está seca la tinta y las respuestas del presidente son ya mala broma.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído