El PP pide elecciones antes del 20-N "porque esto no aguanta"

La cadena de errores del Gobierno socialista que nos ha llevado a este desastre

España supera la presión de los mercados y coloca 3.300 millones en bonos

La cadena de errores del Gobierno socialista que ha llevado a la economía española de ser una de las más dinámicas de la zona del euro al desastre actual, ha sido larga y combina ineptitud a la hora de entener la economía con infantiles prejuicios ideológicos.

Este 4 de agosto de 2011, el Tesoro Público ha logrado esquivar las turbulencias que en las últimas jornadas han azotado los mercados financieros y ha conseguido vender 3.300 millones en deuda a tres y cuatro años, cerca del objetivo máximo de 3.500 millones.

No obstante, no le ha salido barato ya que para superar las crecientes dudas de los inversores se ha visto obligado a pagar en los bonos con vencimiento en 2014 la mayor rentabilidad desde 2008.

La demanda, un factor al que los expertos dan más importancia que al precio para evaluar la confianza en las finanzas de un determinado país, ha vuelto a duplicar la oferta, aunque ha bajado ligeramente frente a la última operación a los mismos plazos.

El organismo dependiente del Ministerio de Economía ha colocado 2.198 millones a tres años a un interés medio del 4,813%, medio punto por encima de la última subasta con los mismos títulos realizada en julio.

Este repunte pone en evidencia que el recrudecimiento de las presiones contra la deuda española en los mercados secundarios, donde se intercambian los bonos una vez emitidos por agentes privados y donde se fija la prima de riesgo, pasa factura a España.

El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, ha urgido este 4 de agosto de 2011 al Gobierno socialista a tomar medidas y poner en marcha «reformas profundas» para mejorar la situación de la economía española:

«O, en caso contrario, adelantar aún más las elecciones generales porque el país no puede estar así tres meses».

En declaraciones a Onda Cero, González Pons ha sostenido que tanto los ciudadanos como los políticos deben preguntarse «si España puede aguantarse así hasta noviembre».

La lista de ‘pifias‘ que facilitamos a continuación ha sido elaborada por Fernando Navarrete, Director de Economía y Políticas Públicas de FAES, y la publica en La Razón:


– Fallos durante la bonanza
Durante los años de mayor crecimiento de la economía mundial, el Gobierno socialista se embarcó en una espiral de crecimiento del gasto público que no hizo sino alimentar las burbujas de activos y la dependencia de la financiación exterior. Además, paralizó la agenda de reformas económicas, haciendo así a la economía española más rígida y menos competitiva en el marco de la moneda única. Todo ello elevó nuestra vulnerabilidad ante cambios en los mercados financieros internacionales.

– El negacionismo
Tras el estallido de la crisis financiera, el Gobierno socialista no supo ver (o no quiso contarnos) el impacto de ésta sobre el tejido económico y el empleo en España. La segunda mitad de 2007 y 2008 fueron años de retórica vacía, miradas al pasado, inacción y negación por parte del Gobierno que dejaron inermes a los españoles.

– …y si hay se le saluda
Ante el evidente deterioro de la actividad económica y el drama de un paro masivo que impedía ya seguir ocultando lo obvio, el Gobierno decidió lo fácil en lugar de lo correcto. En vez de afrontar la imprescindible y urgente reestructuración del sistema financiero y reformar las bases del marco de relaciones laborales, la política económica pasó a actuar «como si no hubiese crisis», asumiendo que así ésta pasaría de largo. Si antes el gasto público era muy alto, ahora en plena crisis debía ser mucho más alto y proliferaron los Planes E y cheques a go go…

– La realidad se impone
Pero claro, la crisis no pasó de largo y de hecho decidió quedarse un rato más con ese país que, sometido a la batuta socialista, no había querido mirarla de frente, la había ignorado y cuya política económica era incomprensible. A finales de 2009 la economía española brillaba como un faro en la noche con un déficit público superior al 11%  y un déficit exterior cercano al 10% que auguraban una dura travesía.

– La parálisis
Despertado a la realidad por los socios europeos un día de mayo de 2010, el Gobierno socialista ha dedicado tanto esfuerzo en no hacer (no vaya a ser que se moleste el amigo sindicato o el conocido financiero) como en hacer creer por ahí fuera que se hacía. Pero el juego ya no da más de sí y ahora toca decidir y hacer a los españoles.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído