¿Ha llegado la hora de reformar la Constitución?.

MADRID, 25 (OTR/PRESS)

En ocasiones, demasiadas ocasiones, la corteza de los árboles no nos deja ver los árboles que, a su vez, nos impiden ver el bosque. Lo inmediato oscurece los planes a medio plazo. Lo accesorio sustituye a lo fundamental. Y, así, estamos pendientes de una reunión de traspaso de poderes del viejo al nuevo Gobierno, o de un encuentro del comité federal del PSOE en el que, sin duda, habrá palabras airadas, la mayor parte de las cuales se las va a llevar el viento. Pero estamos olvidando el gran tema, que ahí sigue, como el dinosaurio de Monterroso: las reformas drásticas, importantes, que el Gobierno Rajoy tendrá que hacer, preferiblemente con el concurso de las demás fuerzas políticas, en las próximas semanas mejor que en los próximos meses.

Me hallo estos días en Cádiz dirigiendo un congreso periodístico sobre ‘reformas de las constituciones iberoamericanas’, en general, y, por supuesto, de la Constitución española muy en particular. De ‘no abramos el melón’, la frase con la que los políticos españoles de todos los colores justificaban su pereza a la hora de abordar los cambios en la ley fundamental, se ha pasado a la opinión general en el sentido de que algo tiene que cambiar, al menos para que todo siga básicamente igual, en esa Constitución de 1978 que dentro de diez días celebra su 33 cumpleaños.

Algunos de los participantes en el congreso, desde María Teresa Fernández de la Vega al ‘padre constitucional’ Gregorio Peces-Barba, hablan abiertamente de las reformas precisas, en mayor o menor escala, ya que sobre el alcance de la reforma constitucional no hay pleno acuerdo ni siquiera entre los especialistas. Y esto es precisamente lo malo: la falta de consenso para introducir al menos las más urgentes modificaciones en el articulado constitucional, como puede ser el referente al Senado, a la sucesión en el Trono, a la mención de Europa o a introducir el listado de las comunidades autónomas en el texto.

Pero no faltan quienes -yo mismo me encuentro entre ellos_creen que hay que ir más allá. La Constitución nació para salir de una dictadura y comenzar una transición a la democracia. Pero ya estamos, piensan no pocos, ante una segunda transición, en la que hay muchas cosas que modificar, desde la marcha de las autonomías hasta la normativa electoral, pasando por el concepto de pertenencia a Europa -palabra que ni siquiera se menciona en la actual Constitución–. El funcionamiento del Tribunal Constitucional o del Consejo del Poder Judicial son otras cuestiones que se mencionaron en el congreso gaditano, para no hablar ya de los retoques ‘técnicos’ en una normativa que, por ejemplo, aún contempla la obligatoriedad del servicio militar, eliminado hace muchos años.

La ley fundamental española es anterior al euro, a Internet, a la ampliación de la UE, a la caída del muro de Berlín y, por supuesto, a la actual crisis global o al movimiento ‘indignado’. Me atrevería a decir que la reforma constitucional, por supuesto manteniendo siempre la estructura fundamental del actual texto, va a ser uno de los grandes temas que periódicamente aparecerán en los titulares de los periódicos a lo largo de esta Legislatura. Y puede, si no lo aborda a tiempo y con la decisión requerida, que sea también un quebradero de cabeza recurrente para Mariano Rajoy.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído