OPINIÓN / Concha Minguela

Atocha, ocho años después: vacío e insultos a “ciertas víctimas”

"Todos ellos rindieron homenaje a las víctimas, pero sólo simpatizantes del PP"

Atocha, ocho años después: vacío e insultos a “ciertas víctimas”
Concha Minguela. PD

Ocho años después de la matanza de Atocha, las víctimas siguen divididas por un muro cada vez más alto que se está formando entre las dos Españas. Por un lado, Pilar Manjón, presidenta de la Asociación 11M Afectados por el Terrorismo, estuvo rodeada de banderas rojas, arropada por los representantes de los sindicatos, el secretario general del PSM, Tomás Gómez, la unión de actores y otros dirigentes de izquierdas. Por el otro lado, Ángeles Pedraza, presidenta de otra asociación, la AVT (Asociación Víctimas del Terrorismo) estuvo pertrechada por el ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón, la alcaldesa Ana Botella, la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes y toda la autoridad institucional disponible para estos eventos. En el homenaje oficial del lunes, Esperanza Aguirre se sumó al coro de representación institucional así como otros ministros del Gobierno. Todos ellos rindieron homenaje a las víctimas, con una particularidad, que sólo eran sus víctimas, las del terrorismo de ETA y las de Atocha, pero sólo simpatizantes del PP. Ni rastro de Pilar Manjón ni de las víctimas de ETA que cayeron del bando de las izquierdas.

Así ha venido sucediendo durante todos estos años y sorprende que el Partido Popular y el Gobierno, que tan preocupados están por la imagen de España en el extranjero, cuando se trata de apalear a estudiantes adolescentes, pasen por alto la indigna estampa que supone la división de víctimas del terrorismo en función de su adscripción política.

Desde que Aznar nos llevó primero a la guerra de Irak, mintiendo, y después nos quiso hacer creer que los atentados de Atocha eran de ETA, mintiendo también burdamente a la población durante los tres días previos a las elecciones del 14 de marzo de 2004, el Partido Popular sangra por una herida que le lleva a creer que le arrebataron ocho años de gobierno, y aún habiéndolo recuperado en las últimas elecciones del 20 N por mayoría absoluta, nada les parece bastante para vengar la paranoica afrenta.

Con la ayuda inestimable del diario El Mundo, que ha vendido miles de periódicos a cuenta del titadyne, las mochilas, los vagones y los indicios mil, que evidentemente no cuadran de forma perfecta en la instrucción del sumario del juez del Olmo, como nunca cuadran de forma perfecta todas las piezas en todos los sumarios, dirigentes del PP han construido una entramado conspiratorio que no ha dudado en utilizar a las víctimas del terrorismo para agitar la calle. A tal extremo de degradación se ha llegado que, las imágenes de este domingo y lunes, en la que las autoridades institucionales «sólo arroparon» a una parte minoritaria de las víctimas de los atentados de Atocha, sólo porque estos atentados no fueron de ETA, sino de grupos islamistas como así se demostró, juzgó y sentenció, avergüenzan a cualquier español.

Si a ello añadimos que tanto Pilar Manjón, que perdió a su hijo en la masacre de Atocha, como otros compañeros de esta asociación Afectados 11M, mayoritaria entre los familiares de los 192 fallecidos y el millar largo de heridos, no sólo ha recibido la espalda de la Comunidad de Madrid, sino que en su vida diaria se ven insultados permanentemente por voces de lo más profundo de la caverna ultraderechista, la indignación supera a la vergüenza.

Sigue leyendo a Concha Minguela en A Pie de Calle.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído