OPINIÓN / Concha Minguela

Corleone Rubalcaba: «Echar a Maru»

Maru Menéndez exigió disculpas y el líder tuvo que tragarse sus palabras

Son muchos los que están ya hartos de las artimañas políticas del auténtico Rubalcaba. El Congreso de Sevilla le dio el mando por los pelos. Sólo cinco votos de diferencia. Cuando todo el aparato, pasado y presente del PSOE le apoyó sin fisuras. Una joven y vibrante Carme Chacón, que le saca 20 años de juventud y por tanto de falta de parte de la «malicia política» del líder, a punto estuvo de someterle a lo que hubiera sido la humillación de su vida política.

El 29 de mayo de 2012, pillado por una cámara, acusó sin pruebas a Maru Menéndez de ser una filtradora y sin temblarle el gesto pretendió «echarla de la Ejecutiva». Sin más. Después Maru exigió disculpas y el líder tuvo que tragarse sus palabras.

Estas son las cosas que pasan dentro de la Ejecutiva de Rubalcaba y que pocas veces llegan con tanta nitidez a los militantes. Todo tiene una enorme congruencia. Rubalcaba, brillante, inteligente como el que más, gran muñidor de las cocinas socialistas, siempre ha sido él mismo.

Tras la última debacle electoral y la pérdida histórica de casi cuatro millones de votos, un sector más autocrítico y moderno del partido pide renovación y más empatía con la calle. Frente a democracia interna y transparencia, el veterano líder se aferra al control se inclina por el viejo lema guerrista «el que se mueve no sale en la foto».

La enorme crisis de credibilidad y nefasta gestión política y financiera de Bankia ha desatado la ira ciudadana. Y los socialistas tienen mucho que decir.

El sector «chaconista», compuesto por casi la mitad de la militancia y un buen puñado de parlamentarios de la generación intermedia y de la renovación, lejos de estar anulada, sigue viva y bien viva.

Esperando su momento. Este sector se caracteriza por posiciones más valientes, por recuperar la transparencia y el pulso con la ciudadanía, cueste lo que cueste. Y sobre todo, no tienen miedo a dar el máximo poder a las bases para que sean estas las que conecten con los anhelos de la sociedad y cambien las viejos atavismos que paralizan al partido y le alejan de los ciudadanos.

Ante el clamor popular por que se abra una comisión de investigación en el Parlamento que depure las responsabilidades de los culpables de la quiebra de Bankia, Rubalcaba, juega con dos barajas.

Por un lado se alínea con el presidente Rajoy. No le interesa que haya comisión de Investigación. Y por el otro, disimula ante sus votantes, arguyendo ridículas formas de que «comparecencia sí, comisión no». Pero nada de posturas claras que entienda la ciudadanía de forma nítida. Nadar y guardar es una de sus especialidades.

Los partidos situados más a la izquierda de Rubalcaba, y el sector socialista situado más a la izquierda del líder, han sido claros. Comisión de Investigación, que se llegue al final del asunto e incluso que judicialmente se castigue a los responsables de haber llevado a Bankia al borde del abismo.

La voz cantante de esta queja, la esgrimió sin tapujos Carme Chacón, en la última reunión de la Ejecutiva socialista. Que se celebra a puerta cerrada. La ex ministra de Defensa representa al sector más crítico del partido. A Rubalcaba le hubiera gustado que esta reivindicación hubiera quedado en casa. Pero una filtración a la prensa le sacó de sus casillas.

La indiscreta cámara de televisión captó a un Rubalcaba en falsete que sin borrar la «sonrisilla» al más puro estilo Corleone le confesó a Eduardo Madina que «tenemos problemas con la filtradora». La filtradora, para el líder socialista nacional, no era otra que Maru Menéndez. «Hay que echarla».

Maru Menéndez, senadora y secretaria de Organización del Partido Socialista Madrileño, mano derecha de Tomás Gómez, al ver las imágenes exigió de forma privada explicaciones a su secretario general, quien no tuvo más remedio que disculparse. Pero, una vez más una indiscreta cámara de televisión ofrece a los ciudadanos la versión original de los líderes en cuyas tenemos depositados nuestros destinos. Qué mala suerte ha tenido el líder de las buenas formas y las buenas palabras.

Siga leyendo a Concha Minguela en ‘Estamos en la calle‘.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Lo más leído