¡Que los ricos paguen la crisis, salvo Janli!

Cebrián considera que su sueldo de 13 millones es «el habitual del mercado»

'Público' cree que el dinero del Estado lo ponen los Reyes Magos

Siendo la izquierda una rebelión contra la realidad, ser progre todo el día está fuera de la política práctica. Por eso la zurda, tan alérgica en casi todo al cristianismo, es en cambio muy partidaria de aquello de que tu mano derecha no sepa lo que hace la mano izquierda, comenta hoy El Trasgo de La Gaceta.

Digamos, el arquetipo de progre ‘transicionita’, Janli Cebrián. Me entero por Javier Salas que Cebrián, con siete ERE abiertos, considera normal su sueldo de 13 millones. Lo leo en ‘El Confidencial‘: «Mis emolumentos son los habituales del mercado», aseguró ayer el presidente ejecutivo de Prisa, Juan Luis Cebrián, en la primera ocasión en la que se refería abiertamente en público a la retribución que percibió en 2011. «Sin embargo, el salario de 8,2 millones que la compañía comunicó a la CNMV -más de 13 millones de acuerdo con el desglose que la firma hizo posteriormente ante el regulador estadounidense (SEC)- se aleja dramáticamente de lo que se embolsan los primeros ejecutivos del sector de medios de comunicación».

TODOS SOMOS EL RICO DE ALGUIEN

Los ricos. Los mercados. Oh, bueno, sí, todo el mundo sabe que, en este debate, sólo hay una definición operativa de ‘rico’: todo aquel que tiene más que yo. Lo cual resulta muy divertido, porque hace que todo el mundo odie a todo el mundo. Yo denuncio a Pedro como ‘agente de los mercados’ y uno de los ‘ricos’ que deberían pagar la crisis y Juan, que gana menos que yo, me denuncia a mí y pide mi cabeza. El juego puede repetirse hasta el infinito.

Todo esto me lleva al 15-M, 25-S o como quiera que se llame ahora. Estos chicos, extraños rebeldes, la montan pidiendo más Estado, aunque luego ese ‘más Estado’, en forma de porra de antidisturbios, no acabe siendo de su gusto. Están contra los recortes, pero también contra los mercados -el único sitio del que podríamos sacar dinero para financiar el actual ritmo de gasto social- y, naturalmente, contra el aumento del IVA.

¿Entonces? ¡Los ricos, naturalmente! Esos ricos que guardan dinero capaz de cubrir varias veces el déficit, a los que se puede desplumar sin que puedan alegar derecho alguno y que se van a quedar muy quietecitos mientras les hurgan los bolsillos, como puede verse en Francia. Para quien no lo haya pillado, estoy siendo irónico.

España tiene muchos y graves problemas. No se arreglan votando, cierto. Pero exactamente lo que pretenden los ‘indignados’ saliendo a la calle es algo que se me escapa; no veo muy clara la relación entre reunirse muchos en determinado punto y gritar cosas con los problemas que tenemos. Quizá soy muy simple.

Maruja Torres, que es muy partidaria y cada día suena más cabreada, nos cuenta en ‘El País‘: «Y no esperen que, con una sociedad civil desarticulada y largo tiempo apática, las protestas de hoy vayan a llevar guante de terciopelo. Más bien al contrario, deberían admirarse de que los manifestantes no estuvieran más rabiosos y activos. Deberían ustedes sentir respeto por esas personas de todas las edades, por sus rostros curtidos en la lucha o por sus jóvenes expresiones reprobadoras: aguantando en la calle, con lo único que tienen para protestar. Con su cuerpo, con su voz. No son todos los españoles pero son una porción muy significativa. Y no se resignan. No atacan el Congreso, sino este Congreso. Hartos de soportar el peso de la vida, mientras ustedes discuten sobre el sexo de los ángeles».

«¿Rostros curtidos en la lucha?». ¿Cuál? Creo que he oído/leído un millón de veces eso de que «están arrebatándonos lo que tanto nos ha costado conquistar», y llega un momento en el que tengo que preguntar: ¿cuándo fue eso? No recuerdo las masas asaltando el Palacio de Invierno para lograr el subsidio de desempleo o la indemnización por despido o la jubilación, pero a lo mejor es que ese día estaba con gripe, no sé.

RITO DE PASO

«¿Personas de todas las edades?». Quizá sea cierto del festival diurno, que las fotos de la gresca cuando las familias se van a casa cuentan otra historia: abrumadoramente jóvenes, abrumadoramente varones. Caramba, la mitad de la población joven española -la mitad, que se dice pronto- está en paro. Si no hubiera jaleo, sería para preocuparse. Para la generación inmediatamente anterior a la mía, correr delante de los grises era un rito de paso. Sí, el manto ideológico siempre ayuda, pero ni aquello ni esto es ‘lucha obrera’. Cuando uno lleva un tiempo en este oficio ya ha oído lo del perro que muerde al hombre y el hombre que muerde al perro más de lo que querría, pero la moraleja parece ser que lo obvio no es noticia. Por eso me desconcierta que Público.es abra su página con este titular: Montoro: «Es inevitable que paguen los ciudadanos«.

Exactamente, ¿quién piensa en ‘Público’ que paga todo lo que ‘da’ el Estado, los Reyes Magos? Ah, no que la idea es que paguen sólo los ricos, no sé, gente como Jaume Roures o Janli Cebrián.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Elena Bellver

Redactora de contenido web & Seo, Copywriter & Community Manager. Es la redactora de las recetas de cocina de Periodista Digital.

Lo más leído