OPINIÓN / RAMÓN PI

El imperio de la Ley

El imperio de la Ley
Artur Mas. EP

Hace ya muchos años tuve ocasión de comentar con Jordi Pujol cómo me inquietaban los nacionalistas que dis- tinguían entre “buenos” y “malos” catalanes, porque esta distinción, asociada a un determinado modo de entender Cataluña o la catalanidad, me parecía la puerta hacia una actitud fascista al presuponer un pensamiento único susceptible de ser impuesto.

Siga leyendo en La Gaceta

Recuerdo muy bien que Pujol se quedó pensativo, y no dijo nada. Y hace ya más de dos años y medio, cuando Artur Mas dijo que si el Estatuto fuera declarado inconstitucional lo que habría que reformar no sería el Estatuto sino la Constitución, dejé escrito en este periódico que este modo de discurrir era el típico de un golpista. Ahora Mas ha vuelto otra vez –y ya van varias– a manifestar su incompatibilidad mental con los rudimentos del Estado de derecho al decir que el proceso soberanista “no lo pararán ni los tribunales ni las Constituciones, ni nada de todo eso que nos ponen delante, porque la democracia, al final, se impone por delante de cualquier otra cosa”.

Es irrelevante que trate de justificar con la palabra “democracia” su desprecio al imperio de la Ley y el acatamiento a lo que resuelvan los tribunales. También la Alemania comunista fue la que se autobautizó como República Democrática.

Sólo con una palabra no puede taparse una idea antidemocrática expresada con tanta claridad. En estos últimos días han circulado dos manifiestos, casi simultáneos, con- tra la aventura separatista catalana, con algunos matices significativos que ahora no vienen al caso. Escritos ambos desde el amor a España y el amor a Cataluña, llaman al respeto de los cauces democráticos para resolver los pro- blemas políticos y rechazan el fracaso democrático que sería todo intento de ruptura por encima del imperio de la ley. Toma nota, Artur Mas.

Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído