Un costoso Congreso con preguntas absurdas

¿Le dio Rajoy su programa electoral a la restauradora del Ecce Homo?

A los parlamentarios les quita el sueño saber qué fruta mordió Adán o qué tipo de ratas muerden unos cables

Si quieres que se acabe con rapidez una fiesta, pon a Jesús Posada a hablar y ya verás que en cuanto acabe su ‘speech’ los asistentes rápidamente se levantan de su mesa y corren raudos y veloces o bien a la barra libre o bien a aplacar las ansias con la nicotina, o simplemente a poner el punto y final a una jornada que se reanudaba en pocas horas.

Y es que la guinda del presidente del Congreso de los Diputados rebajó en cierta medida la calidad de una desopilante gala de los Premios Parlamentarios 2012 que se había ido cocinando con fundamento a lo largo de la noche y que tuvo al madrileño hotel Palace como marco incomparable.

Está claro que Posada no es Bono, que no tiene su gracejo, pero al menos podía haber estado más ocurrente y más natural. Sin embargo, subió al estrado incómodo y deseando escapar a vela llena de una situación que le era mucho más compleja que mandar a callar a los díscolos de ERC en la Carrera de San Jerónimo.

Pero la noche, antes de desembocar en la ‘Posada’ del desencanto, tuvo muchos y brillantes momentos, sobre todo porque era el momento en que los periodistas, que al fin y al cabo son los que premiaban a los políticos, podían tomarse su peculiar venganza tras 364 días soportando los desdenes, tranques y rollos varios de unos parlamentarios que intentan eludir de mil maneras a la canallesca.

Hubo de todo y para todos, empezando por el ex diputado del PP Santiago Cervera, al que se hizo referencia en varias ocasiones. Como se suele decir, fue comenzar el evento y ¡zas! la primera en la frente. Los periodistas encargados de arrancar la entrega de los galardones jugaron con eso del sobre secreto donde estaban los premiados y de que les habían dado indicaciones de que estaba guardado en una rendija del propio hotel, pero que habría que con mucho cuidado para no ser detectados.

Y encima, como las armas las carga el diablo, paradójicamente Cervera estaba entre los nominados al premio Parlamento 2.0, un galardón al diputado más activo y con mejor criterio a la hora de moverse por los mundo de internet (con lo del ‘affaire’ del correo electrónico ya se demuestra que eso del criterio como que no lo tenía muy desarrollado). Y claro, cuando se entrega este premio, el presentador dice que al no estar ya en la lista el señor Cervera, en vez de ser el premio al Parlamento 2.0, se quedaba en el Parlamento 1.5 (risas generalizadas).

Precisamente, el ganador de este reconocimiento a su señoría más activa en las redes sociales, Alberto Garzón, de IU, sirvió para que éste soltase su discursito de que los diputados usan Twitter para vender sus ideas, pero que en cambio no interactuaban ni seguían a otros parlamentarios. De paso, recordó la trascendencia que tiene internet y cómo con un solo tuit donde denunció la desaparición de su bicicleta sirvió para que muchos medios se hicieran eco de la noticia, aunque reconoce que le sentó mal eso de que le dijeran que se contradecía eso de pertenecer a una formación comunista con reclamar la propiedad privada (su bicicleta).

VÍDEOS Y EL MONÓLOGO DE CRISTINA PARDO

Durante la gala se fueron proyectando varios vídeos. La Asociación de Periodistas Parlamentarios no se pudo resistir a la fiebre del anuncio de Fofito y Campofrío, quizá precisamente porque habla de recordar los buenos momentos vividos en este país, y si algo va mal ahora mismo en España es la profesión periodística, con ERES y despidos por doquier.

El problema es que al final manosearon tanto lo del «Sin periodismo no hay democracia», incluso Irene Lozano (UPyD) lamentó no haber podido llevar la chapista de apoyo a los periodistas, que aquello recordaba más a la gala de los Goya de 2003, cuando caso todos salían con el famoso ‘No a la guerra’. Está bien denunciar la precariedad y exponer que se había sopesado no hacer este año la fiesta. Pero una vez se han liado la manta a la cabeza…tampoco se trataba de lamerse las heridas.

Menos mal que entre el vídeo las divertidas pifias de los diputados y el de Polonia imitando a Jesús Posada y a Joan Tardà se fue levantando el ambiente hasta llegar al momento culmen, cuando la periodista Cristina Pardo, de laSexta Noticias, dio rienda suelta a un monólogo desternillante, sobre todo culpando a los diputados de evadirse a la hora de responder las preguntas de los medios de comunicación, de «hacer la cobra» para escaparse de la avalancha de micrófonos que les esperan siempre a la salida de los plenos y de las comisiones.

La redactora de política de la cadena de Mediapro reivindicó ‘su momento’ para hacer, con mucha sorna e ingenio, las preguntas que habría que formular al Gobierno. Varias perlas destacaron por encima del resto y por su interés reproducimos gran parte de su intervención:

Según los mayas, faltan tres días para que se acabe el mundo. Así que yo no me quiero morir sin plantear otras preguntas del millón. En mi nombre y creo que en el de mis compañeros:
 
• ¿Conoce el Gobierno las características de las actuaciones que está llevando a cabo la Virgen del Rocío, con el fin de crear puestos de trabajo?
• ¿Qué medidas piensan adoptar sus señorías para evitar que, cuando se equivocan, su reacción sea decir que se les ha malinterpretado?
• ¿Conocen los grupos parlamentarios el grado de satisfacción que tienen los españoles al entender que, según el Papa, los Reyes vienen de Andalucía, teniendo en cuenta que hasta ahora hemos pensado que venían de Botsuana?
• ¿Alguien sabe si Rubalcaba ha dejado la política y la ha sustituido por Twitter?
• Si, según Rubalcaba, «Dios dirá» si tiene que presentarse a las primarias, ¿creen los grupos parlamentarios que podría decirnos también cuál es el modelo de Estado del PSOE o temen que no lo sepa ni Dios?
• ¿Conoce el Gobierno en qué momento encontraron la puerta los diputados de IU que estuvieron varios días rodeando el Congreso?
• ¿Con quién piensan cenar el próximo año si la reforma laboral sigue dando sus frutos y no detiene los despidos en las empresas periodísticas?
• Y para terminar, en relación con el programa electoral del PP, ¿conoce el Gobierno en qué momento se lo dieron a la restauradora Cecilia de Borja para que, al final, terminara convirtiéndose en una cosa tan diferente a la original?
 
Es probable que estas preguntas no obtengan respuesta. Preguntas. No sé si acuerdan de lo que son. Oigan, no nos hagan más la cobra. La agilidad de algunos diputados por los pasillos del Congreso no tiene límites. Lo han demostrado sobradamente, pero todos los que estamos aquí queremos preguntas y respuestas.

Por lo demás, debo decir que, a pesar de las dificultades, estamos consiguiendo terminar el año -enhorabuena a todos-, no hemos pedido (aún) el rescate, pero hemos dado facilidades para que la Unión Europea quite a Rajoy y nos traiga el tecnócrata. Bastaría con que Mario Monti se comprara aquí en España una residencia de 160.000 euros.

No he querido hablar mucho de los diputados de CIU y ERC. Perdónenme. Pero aquí en Madrid, tenemos otro concepto de inmersión lingüística. Y soy experta en la información nacional, no en la internacional.

Y varias cosas muy breves para acabar:

Confío en que estén disfrutando de este menú. Hubiéramos querido poner unos chuches, pero están muy caros.

Que tengan mucha suerte en la Lotería. Espero que hayan comprado el mismo número que Carlos Fabra.

Que MorrI Crismas, que diría Sergio Ramos, y que no se tomen en serio nada de lo que he dicho: al fin y al cabo, trabajo en la Sexta…y vengo de la COPE.

PREGUNTA DEL MILLÓN Y EL DIPUTADO DESCONOCIDO

Otra de las grandes dudas que a veces le asalta a la ciudadanía son qué tipo de preguntas hacen los diputados al Gobierno. Muchos creen que se cuestiona a los ministros por la sanidad, la educación, el desempleo, la reforma laboral y sí, ese tipo de planteamientos se hace, pero también hay tiempo para preocupaciones que ‘comprimen’ el alma y si no pasen y lean algunas de las preguntas del millón que se han planteado a lo largo de este año 2012:

Pregunta de Laia Ortiz i Castellví (Izquierda Plural) y merecedora del premio: «En relación al libro editado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente titulado La vegetación de la Biblia… ¿Comparte el Gobierno la opinión del autor sobre que la manzana de Adán y Eva debió ser un albaricoquero, un naranjo amargo, un pomelo o un membrillero, ya que el manzano «no es originario de Palestina ni parece que exista asilvestrado en sus montes?»

Las preguntas finalistas tampoco desmerecen:

Pregunta de Josep Antoni Duran i Lleida (CiU): «¿Qué medidas piensa adoptar el Gobierno con el fin de facilitar, a los músicos profesionales que viajen en avión, el traslado de sus instrumentos en la cabina de pasajeros, con el fin de evitar que su transporte en bodega pueda deteriorarlos?»

Pregunta de Pere Macias i Arau (CiU): «¿Conoce el Ministerio de Fomento las características de la colonia de las ratas que se comen los cables de señalización de ADIF en la estació de Sant Miquel de Fluvià?» Pregunta propuesta dos veces

Pregunta de José Luis Centella Gómez (IU): «¿Número de personas de nacionalidad China-Venezolana-Italiana-Japonesa que han muerto en territorio español en los últimos 10 años?

Y el premio al diputado desconocido recayó en José Blanco, que, obviamente, ni apareció por la cena, momento en el que alguien del público espetó un «¡Qué se lo lleve Dorribo a la gasolinera! Sin embargo, no subió al escenario ningún empresario amigo del ex ministro de Fomento, sino la portavoz del grupo parlamentario socialista, la señora Soraya Rodríguez.

LA RELACIÓN COMPLETA DE LOS PREMIADOS

«Emilio Castelar» al mejor Orador: Ramón Jáuregui  (PSOE)

«Azote del Gobierno»: Rosa Díez  (UPyD) (Lo recogió Toni Cantó)

«Azote de la Oposición»: Alfonso Alonso  (PP)

«Luis Carandell» a la mejor relación con la prensa: Ana Oramas (CC) (Emocionada después de haber sido superada durante cinco años por diputados catalanes)

«Castigo para la prensa»: Alberto Ruiz Gallardón  (PP) (Lo recogió su jefa de prensa y seguro que nadie demanda al ministro por el plantón…y por las tasas)

Parlamentario más activo: Olaia Fernández Davila (BNG)

«Parlamento 2.0»: Alberto Garzón (IU)

«Desconocido» en el Parlamento: José Blanco  (PSOE) (Lo recogió Soraya Rodríguez)

Diputado revelación: Irene Lozano (UPyD)

«Pregunta del millón»: Laia Ortiz i Castellví (IP)

Senador del año: Joseba Zubía (PNV)

Senador revelación: Narvay Quintero (CC)

Eurodiputado del año: María Badia (PSOE) (Lo recogió Soraya Rodríguez).

 

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído