MOJAVE / Luis Balcarce

Corrupción en Unió: desayuno con diamantes en el Palace

Mientras los amiguetes del catalanismo se libran de la cárcel, Rajoy y el príncipe Felipe derrochan amabilidad y sonrisas forzadas a Mas

La sumisión de la Justicia a los turbios negocios de Unió da todavía da más sentido a la generosidad del Gobierno de Rajoy indultando a políticos de Unió

Duran i Lleida es la ‘Holly Golightly’ de la política española, aquella chica atractiva, vanidosa y ambiciosa de Capote en ‘Breakfast at Tiffany’s’. Duran, que arrasa en las encuestas por ser un catalán moderado y encantador,  desayuna inofensivo en el Palace abierto las 24 horas al diálogo y la negociación.

Inocente y astuto a partes iguales, rompe corazones en el hemiciclo da la carrera de San Jerónimo, sobre todo en el PP, que se ha tragado su travestismo político: moderado en Madrit, separatista con muletas en Cataluña. Como bien nos recuerda Pepe García Domínguez en esRadio, aquello es un espejismo ya que en Unió hay dobermans del separatismo que ya los quisiera Artur Mas en Convergència.

Los socialistas siempre le agradecerán cómo con su votó salvó los recortes más brutales del Gobierno Zapatero en mayo de 2010 permitiendo alargar diez meses más la agonía de los españoles.

El seductor Duran y su partido desayunan con diamantes en el Palace pagados con el dinero de los fondos europeos que se perdieron por el camino entre comisiones y negocietes de la casta político-sindical.

La historia se remonta a mucho tiempo atrás, cuando en el periodo 1994-1999, la Consejería de Trabajo del Gobierno catalán, regida por Ignasi Farreres, otorgó alrededor de 8,8 millones de euros en subvenciones para cursos de formación.

Cuenta JJ Esparza en La Gaceta que

«Farreres no era un don nadie: hombre de confianza de Duran i Lleida, había sido presidente, vicepresidente y secretario general de Unió Democrática de Cataluña, el socio «U» de la Convergencia de Pujol. El beneficiario de las subvenciones fue el empresario andorrano Fidel Pallerols, estrechamente vinculado con Unió».

«El personaje clave en la operación era Vicenç Gavaldà, secretario de Organización de UDC entre 1993 y 1996, acusado de ser quien urdió la operación con Pallerols»

La historia que nos narra Esparza es la de unos nacionalistas catalanes ‘pata negra’ más españoles que la peineta a la hora de hacer negocios privados con dineros públicos:

«El Gobierno de la Generalitat habría dispensado las subvenciones previo acuerdo de que un 10% fuera desviado a las arcas de UDC, sin descartar la posibilidad de que parte se quedara, por el camino, en bolsillos privados. Nóminas de Unió Pallerols y su esposa y socia, María de la Cruz Guerrero (militante de UDC desde 1990), recibían el dinero de las subvenciones y después entregaban su parte a Unió. Pallerols consignaba una de las partidas bajo el enrevesado título de «reducción por producción propia». Ese dinero «desviado» habría ido, entre otras cosas, a pagar nóminas de funcionarios de Unió».

SUMISIÓN AL CATALANISMO

Pallerols se enfrentaba a cuatro años de prisión por malversación pero ya se sabe que la Justicia en este país solo es impacable con los desahuciados, nunca con una banda de conseguidores catalanes que se lo ha llevado calentito.

¿Acaso no fue el PSC quien consiguió que un banco le condone el 45% de un prestamo de 6,57 millones de euros y que el resto -7,81 millones- haya sido renegociado con un tipo de interés tres veces inferior al aplicable en 1994?

La sumisión de la Justicia a los turbios negocios de Unió da todavía  más sentido a la generosidad del Gobierno de Rajoy indultando al poco tiempo de llegar a la Moncloa al ex secretario general del Departamento de Trabajo Josep Maria Servitje y al empresario Víctor Lorenzo Acuña, ambos militantes de ese partido, el primero condenado a cuatro años y medio por haber pagado 46.158 euros a una empresa por informes inútiles y copiado y el segundo a dos años y tres meses.

Mientras los amiguetes del catalanismo se libran de la cárcel, Rajoy y el príncipe Felipe derrochan amabilidad y sonrisas forzadas a Mas en un interminable viaje a Figueras en AVE a 12 millones de euros el kilómetro. (Lo del AVE es como los traspasos del fútbol, la mayor parte del dinero se va en comisiones)

No hablaron de soberanismo ni de por qué el President tapó con un trapo el retrato del padre de Felipe el día de su toma de posesión. No tocaba.

Sígueme en Twitter: @lbalcarce

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído