Si hay algo que pone de los nervios a la líder de UPyD es que le hablen del joven político o de C´s

Albert Rivera se ‘venga’ ahora de Rosa Díez harto de recibir calabazas

La líder de UPyD se ha cerrado en banda a la posibilidad de ampliar su horizonte con un gran pacto

Albert Rivera se 'venga' ahora de Rosa Díez harto de recibir calabazas
Albert Rivera y Rosa Díez. PD

A pesar de las negativas y el empecinamiento de la líder de UPyD , Rosa Díez, de no querer saber nada de Ciudadanos, la formación de Albert Rivera sigue «al día de hoy» dispuesta a mantener contactos e «intentar de nuevo un acercamiento» para un hipotético proyecto en común.

Sólo hay una diferencia: ya no quieren ser ellos los que tomen la iniciativa. Ya no será Albert Rivera el que protagonice los guiños.

Sabedores de la irrupción que han protagonizado en los últimos meses tras el órdago independentista de Artur Mas. Asombrados del éxito de convocatoria que tuvieron en Madrid al presentar el «Movimiento ciudadano».

Ilusionados con nuevos proyectos en Valencia y Andalucía, C´s no esperará, ni mucho menos rogará a UPyD que escuche la posibilidad de una alianza, aunque sólo fuera estratégica. Saben que es muy difícil que Rosa Díez dé marcha atrás, pero ya no se sienten perdedores, ni segundo plato de nada, ni de nadie.

La realidad es que de un tiempo a esta parte, si hay algo que pone de los nervios a la líder de UPyD, Rosa Díez, es que le hablen de Albert Rivera, o de Ciudadanos, o de las intenciones de esta formación de presentarse a los comicios europeos, autonómicos o incluso generales.

Suele echar la culpa al mensajero, acusar a la prensa o al periodista de turno que hace la pregunta oportuna sobre algo que es lógico, y que piensan muchos potenciales votantes: una alianza o coalición con Ciudadanos para presentar un proyecto loable y repleto de sentido común en este momento.

Savater, Arcadi y el último CIS de Rosa Díez

Pero mientras UPyD sigue enrocada, algunas voces relevantes para ambas formaciones ya han dicho lo que piensan. Lo dijo alto y claro Fernando Savater y luego ha suscrito Arcadi Espada en un artículo en prensa: «Contrariamente a lo que pensaron en un principio Rosa Díez y otros dirigentes, ni Albert Rivera ni su partido se han deshecho como un azucarillo.

Todo lo contrario. Han corregido los graves errores estratégicos del pasado, han diseñado un perfil eficaz y moderno de partido transversal y se han beneficiado mediáticamente de la madurez de su líder. Y desde luego se han visto reforzados por la deriva extremista del nacionalismo».

La extraña obstinación de Rosa Díez a no querer colaborar con Ciudadanos puede llevarle a su propia debacle. En Cataluña ya ha ocurrido. Se presentó en solitario y sólo obtuvo 5.000 votos.

Un partido abocado a la desaparición en esa comunidad. Si Albert Rivera decidiera presentarse, por ejemplo a los comicios europeos, el primer perjudicado sería UPyD y la alternativa a PP y PSOE quedaría dividida.

El último barómetro del CIS es otro aviso. A pesar de que Rosa Díez sube en popularidad, su formación baja más de un punto en intención de voto. La encuesta refleja algo que ya se barruntan desde hace tiempo muchos dentro y fuera de su formación.

El excesivo personalismo puede acabar con las propias siglas. Rosa Díez volverá a desperdiciar una oportunidad de oro si desprecia otra vez la solidez y el crecimiento exponencial de Ciudadanos.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído