A EFECTOS DE INTENCIÓN DE VOTO

Bárcenas, alias ‘Luis el Cabrón’, está amortizado

Dentro de un tiempo Bárcenas pasará por el banquillo y volverá entre rejas, con toda probabilidad, aunque sólo sea por delitos fiscales

Bárcenas, alias 'Luis el Cabrón', está amortizado
Luis Bárcenas. EP

¿Habrían vencido el PP, Rajoy, las comunidades autónomas peperas, sin el dinero de unas cuantas grandes constructoras agraciadas por la decreciente obra pública?

Nos asegura el CIS, en su más reciente trabajo demoscópico, que el caso Bárcenas ya está amortizado a efectos de intención de voto. O así se interpretan los grandes números de la gran encuestadora.

El PP no paga peaje por esta «causa general» o las que parecían acompañarle: un administrador infiel y con dinero en el extranjero, un presidente que no se enteró o no quiso enterarse de sus andanzas, una secretaria general acaso incapaz de enfrentarse al gran galápago multicorrentista que demostró ser Bárcenas, y, en el fondo de todo ello, la gran sospecha de que el PP se benefició largamente -bueno, se habría podido beneficiar, presuntamente- de una financiación largamente irregular, en el tiempo y en las dimensiones.

La gran pregunta sin respuesta queda ahí: ¿Habrían vencido el PP, Rajoy, las comunidades autónomas peperas, en las elecciones últimas, sin el dinero de unas cuantas grandes constructoras agraciadas por la decreciente obra pública, y, a su vez, correspondientes hacia el PP con amabilidades, diezmos y primicias?

Esa es la cuestión. Pero ya ha dicho un fiscal, o una fiscalía, que no hay relación demostrada de causa y efecto entre contribución a los ingresos del PP y atribución de obras públicas.

O viceversa, porque se supone que primero estaba la concesión y luego el agradecimiento, aunque pudo suceder también al contrario: primero el diezmo, y a continuación el favor aparecido en el Boletín Oficial en forma de concesión de obra a realizar…

Bueno, a lo que íbamos. Que todo eso ya parece historia pasada, y superada y amortizada. Y borrón y cuentas nuevas. Y agendas nuevas, y discos duros renovados, y papeles de cuentas a estrenar…

Y se supone que lecciones bien aprendidas para que no vuelvan a repetirse, o si se repiten -que parece lo más probable-, nadie pueda irse de la lengua ni beneficiarse a título personal y con la generosidad de sobres opacos y cuentas secretas en paraísos fiscales de cualquier parte.

Dentro de un tiempo, que esperamos que no sea lejano, Bárcenas pasará por el banquillo y volverá entre rejas, con toda probabilidad, aunque sólo sea por delitos fiscales.

Y habrá merecido, con toda probabilidad, el título y la condición de administrador desleal. Porque a estas alturas de su larga película, no parece que ni siquiera Liaño sea capaz de restituirle la honra y la reputación.

O sea, el amortizado es el PP y sus prácticas. Pero no lo es, aún, el tal Luis Candelas-Bárcenas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído