El Ala Oeste de la Casa PP

“Las ‘intrigas’ de sobremesa de Aznar es lo que tiene más molesto a Rajoy”

El 'vacío' en la presentación del libro del expresidente, marcará un antes y un después en su relación

“Las ‘intrigas’ de sobremesa de Aznar es lo que tiene más molesto a Rajoy”
Antonio Martín Beaumont.

Con la aparición de las primeras luces verdes en el cuadro de mando económico, el presidente se siente liberado de sus últimas ataduras con Aznar

Coincido con los aznaristas, y con algún que otro marianista que negará haberlo dicho, en que el castigo público al que Mariano Rajoy, su Gobierno y su PP sometieron el jueves a José María Aznar con su plantón fue desproporcionado. Se les fue la mano.

El que para muchos españoles sigue siendo el mejor presidente que ha dado la democracia, el autor del milagro que asombró al mundo, quien consiguió acabar con las guerras fratricidas del centro derecha, no merece que los suyos le traten como si fuera un don nadie.

Más allá de su eco en los medios, mucho me temo que la afrenta de los de Rajoy a su mentor marcará un antes y un después en su relación.

De fondo, claro, subyace un cambio en la actitud del presidente que no ha pasado inadvertido: con la aparición de las primeras luces verdes en el cuadro de mando económico, el presidente se siente liberado de sus últimas ataduras con Aznar.

He ahí el quid de la cuestión. Hace un año el líder de los populares no se habría atrevido a desafiar a su predecesor, y de hecho en noviembre del año pasado estuvo como un clavo cuando el presidente de FAES presentó el primer tomo de sus memorias.

Ocurre que después de dos años de tanto sufrimiento ahora Rajoy ve que su gestión al fin está siendo avalada por los resultados.

Según su entorno, el inquilino de La Moncloa ya no está dispuesto a escuchar más sermones sobre lo bien que se hicieron las cosas entre 1996 y 2004. Por más que no dude en que se hicieron bien.

No nos engañemos: a Rajoy nunca le han gustado las tutelas (aún se lamenta de haber tenido que esperar cuatro años, de 2004 a 2008, para confeccionar su propio PP sin herencias) ni los pepito grillos.

Me cuentan que lo que más molesto tiene a Rajoy, escenificado el jueves en una sala del Hotel Intercontinental tan abarrotada como desértica, no son las críticas públicas del ex presidente a sus acciones y omisiones -llámense Cataluña o Parot-, sino sus intrigas de sobremesa.

Aznar le ha cogido el gusto a criticar la falta de sangre de su sucesor en defensa de la unidad de España en petit comité, compartiendo mesa y mantel con según qué políticos y según qué empresarios. Y claro, en La Moncloa y Génova 13 siempre tienen puesto en un oído en los mentideros del PP, así que las noticias vuelan y han acabado por enterarse los mentados.

Aun así, no hay que llevarse las manos a la cabeza. Tanto la Dirección del PP como Soraya Sáenz de Santamaría quitaron el viernes hierro al episodio, y me consta que la tarde antes varios ministros con el corazón dividido estuvieron tentados hasta el último momento de acudir a la llamada de Aznar.

En realidad, no hubo consigna desde las altas instancias para que no se asistiera, si bien es cierto que tampoco hubo instrucción para asistir.

De todos modos, otra cuestión también suscitó unanimidad para que el llamado «nuevo PP» diera plantón a su ex presidente. Porque a ninguno de los dirigentes jóvenes del partido les hace la más mínima gracia que José María Aznar desempolve otra vez el 11M en sus memorias.

El mayor atentado terrorista de España ya pasó toda la factura que debía pasar al Partido Popular. Y la pagó a muy alto precio. Además del horror de los muertos y heridos, dos derrotas electorales posteriores y una división interna como no se había conocido en el centro derecha desde la refundación en 1999.

Con todo: afortunadamente lo que une a la gran familia popular no es la relación -con constantes altibajos- entre Rajoy y Aznar sino un pasado y un presente comunes asentados en unos principios que miran al futuro.

Es mucho más lo que les une, que lo que les separa.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído