¿Vive el partido anestesiado? Muchos dirigentes así lo entienden y lo manifiestan en privado

Rajoy pone al PP en punto muerto y deja acumular los líos sucesorios

"Nos estamos acostumbrando a no meternos en política"

Rajoy pone al PP en punto muerto y deja acumular los líos sucesorios
Ana Botella. Europa Press

El mensaje de María Dolores de Cospedal es el que Mariano Rajoy desea transmitir:

«Ahora el PP no puede mirarse el ombligo, debemos dedicarnos en cuerpo y alma a salir de la crisis y a que España empiece a crear empleo».

Lógicamente, y siguiendo ese recado, las decisiones internas en el partido (ya sean orgánicas, de funcionamiento o de cambio de nombres de cara a las próximas listas de las elecciones autonómicas y municipales) quedan en stand by.

Así ocurrió este martes en Jaén, en la reunión de la Interparlamentaria andaluza, a donde acudió la secretaria general.

Cospedal tuvo que echar agua al fuego que algunos presidentes provinciales prenden para poner cuanto antes nombre y apellidos al sucesor de Javier Arenas frente a la socialista Susana Díaz. Más cuando suena con fuerza un adelanto para hacer coincidir los comicios andaluces con las elecciones europeas de mayo de 2014.

Lo mismo pasa en lugares de tanto raigambre popular como Castilla y León o Murcia. Desde hace tiempo se sabe que Juan Vicente Herrera y Ramón Luis Valcárcel no van a repetir en 2015 como candidatos del PP, pero nadie desea moverse para fraguar la sucesión hasta que llegue desde La Moncloa el aviso de vía libre.

Ni que decir tiene que en plazas tan fundamentales para el PP como Madrid o Valencia las cosas no son distintas.

Toda la familia popular sabe, por ejemplo, que Ana Botella es un árbol caído. Sobre todo desde su fracaso olímpico de septiembre.

Es de conocimiento general entre mandatarios genoveses que a Botella se le va a pedir generosidad -tanto como su partido tuvo con ella dándole la oportunidad de ser alcaldesa de Madrid- para dar un paso atrás que facilite su sucesión. Aunque nadie va a mover un músculo hasta que Rajoy diga que puede hacerlo.

¿Vive el PP anestesiado? Muchos dirigentes así lo entienden y lo manifiestan en privado.

«Nos estamos acostumbrando a no meternos en política», señalan jocosamente.

Mientras, desde la sede de FAES en María de Molina 40, el mensaje que envía a Génova 13 José María Aznar es claro:

«En 2011 los españoles dieron al Partido Popular un mandato rotundo para hacer la reforma política de España. Sin embargo, ha quedado aparcada por las urgencias económicas».

Pues bien, cuando vuelvan a abrirse las urnas, los electores desilusionados darán el poder a la izquierda. Que en ese momento, en lugar de reforma, hablará de ruptura y pondrá sobre la mesa el modelo federal y el debate entre Monarquía y República».

 

Te puede interesar

Autor

Antonio Martín Beaumont

Antonio Martín Beaumont, politólogo y periodista, es el actual director de ESDiario.com.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído