EN UNA ENCRUCIJADA

Un inminente palo judicial está tras el ‘desamor’ de Sánchez y Susana

El negro futuro de Chaves y Griñán tiene la respuesta al evidente distanciamiento del líder del PSOE y la "baronesa" andaluza, muy comentado en las filas socialistas

Un inminente palo judicial está tras el 'desamor' de Sánchez y Susana
Pedro Sánchez y Susana Díaz EFE

Este jueves Andalucía ha amanecido con la imputación de cinco nuevas personas en el caso Mercasevilla por parte de la juez Mercedes Alaya, entre ellas el «conseguidor» Juan Lanzas, su cuñado y su testaferro, acusados de presentar facturas falsas por valor de 586.455 euros.

Lanzas es a su vez uno de los principales imputados en el caso de los EREs fraudulentos, que pronto traerá nuevas malas noticias para el PSOE a través de Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Pedro Sánchez ha puesto el listón muy alto a la hora de expulsar a cualquier miembro de su partido involucrado en un caso de corrupción. Algo efectivo, y vendido desde la nueva dirección socialista como una reacción rápida y contundente. Pero en los últimos casos lo ha hecho sin consultar, sin escuchar al afectado, sin esperar siquiera a un auto de procesamiento o de apertura de juicio oral.

La decisión tras el escándalo de las tarjetas sienta un precedente que a un sector de su partido no ha gustado. Pero pronto Pedro Sánchez tendrá un problema: ¿Actuará de la misma forma y con la misma contundencia si el Tribunal Supremo confirma la imputación de Chaves y Griñán, como todo apunta?

Los dos ex presientes de la Junta de Andalucía y del PSOE están pendientes de que el Alto Tribunal al menos les cite como imputados en la causa abierta contra ellos. Fuentes judiciales han confirmado a El Semanal Digital que la decisión sobre el futuro procesal de Chaves y Griñán «no tardará mucho en conocerse».

Tras la exposición razonada de la jueza que observaba «indicios racionales de criminalidad» de los aforados, el Supremo debe decidir ahora si confirma esos indicios contra los políticos señalados. Pero antes, los magistrados del Alto Tribunal quieren conocer todos los detalles.

La juez Alaya envío, junto a la exposición razonada para inhibirse, 20 de los 80 tomos que conforman la causa con más de 200 imputados. Esta voluminosa documentación ha ido acompañada de material digitalizado y audiovisual. El Supremo decidirá también si asume toda la causa o solo la parte político-financiera.

Apoyo del PSOE

Desde el momento en que se produzca la imputación, Sánchez se verá ante una encrucijada. Hasta antes del escándalo de las tarjetas opacas de Caja Madrid, la actitud del PSOE era de apoyo y defensa a los imputados por el caso ERE, pero las decisiones sobre los exconsejeros de Caja Madrid ponen el listón en otra altura.

Chaves y Griñán han venido contando con el apoyo explícito y público de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y del propio Pedro Sánchez. De hecho, éste último llegó a asegurar en una reunión del grupo socialista que sería «igual de exigente en la persecución de los corruptos que en la defensa de los inocentes que están sufriendo tras haber dado su vida por el partido y por Andalucía».

Es decir, para Pedro Sánchez, diga lo que diga un juez, diga lo que diga el Tribunal Supremo, Chaves y Griñán son dos inocentes que han dado su vida por el partido. Al menos eso era lo que pensaba antes de expulsar fulminantemente del partido a todos los afectados por las tarjetas de Caja Madrid.

Desde el PSOE de Andalucía mantienen la duda y apuntan a que es ésa, y no otra, la razón de un evidente distanciamiento entre la baronesa andaluza y el nuevo líder del PSOE.

SIGA LEYENDO EN EL SEMANAL DIGITAL

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído