SIENDO COLEGIOS ELECTORALES

La insumisión de directores de instituto al 9-N tocó la fibra de Rajoy

En el recurso presentado por la Abogacía del Estado contra el sucedáneo de consulta pesó la preocupación que un grupo de ellos les mostró cuando acudió a pedir amparo

La insumisión de directores de instituto al 9-N tocó la fibra de Rajoy
Manifestación de independentistas en Cataluña. CT

Fue una de las razones que influyeron a la hora de que el Gobierno, a través de la Abogacía del Estado, se decidiera por impugnar y presentar el segundo recurso al Tribunal Constitucional contra la consulta alternativa del 9-N.

Varios profesores, entre ellos directores de institutos de enseñanza media y bachillerato de seis localidades de Barcelona y cuatro de Tarragona, se dirigieron a los servicios jurídicos del Estado para ser asesorados sobre cómo actuar en la jornada del domingo.

Accedieron a la Abogacía del Estado bien directamente, o en su mayoría, a través de los alcaldes de sus respectivas localidades. En otros casos la información y asesoramiento les vino por plataformas como la de Sociedad Civil Catalana.

Querían conocer, antes de que se impugnara el «nuevo» 9-N, qué hacer en caso de no respetar la sugerencia «voluntaria» que le había hecho el presidente de la Generalitat, Artur Mas.

Desde el Gobierno catalán se instó a los directores de todos los institutos a colaborar con el sucedáneo de consulta. En una reunión celebrada el pasado 16 de octubre, representantes de los servicios territoriales del Departamento de Enseñanza dejaron las cosas claras.

El día anterior se había producido la convocatoria a través de un correo electrónico en el que se destacaba la importancia de ese encuentro para «hablar de la jornada de participación ciudadana, de la que algunos institutos serán sede». Además, se instaba a no fallar: «En caso de no poder asistir, es importante que lo comuniquéis telefónicamente».

En todos los institutos

En dicha reunión, una responsable de la Generalitat explicó que la «jornada de participación ciudadana» era una solución de última hora que había ideado Artur Mas como alternativa a la consulta y que se iba a celebrar «en todos los institutos».

Añadió que se necesitaban «voluntarios» y que «los directores preguntaran a profesores, padres y personal no docente si querían serlo porque había que formar un equipo de tres personas por centro».

Ante tal exigencia, «voluntaria pero forzosa» según denunciaron luego varios de los directores presentes, se decidió pedir amparo e información a los expertos jurídicos.

Lo directores de instituto son funcionarios de cuerpos estatales, dependen orgánicamente de la Generalitat, pero, al igual que ocurre con los jueces, los inspectores de trabajo o los secretarios de Ayuntamiento, el ingreso en este Cuerpo lo determina el Estado y los nombramientos salen en el BOE.

Respuesta al miedo y la incertidumbre

Los servicios jurídicos del Estado han tomado este hecho como de «especial importancia» a la hora de argumentar el recurso que presentaron y que ya ha sido admitido a trámite por el Tribunal Constitucional. Era fundamental, según fuentes del Ejecutivo, dar una respuesta de «protección a aquellos funcionarios que no sabían exactamente qué hacer».

Algunos profesores denunciaron presiones, sobre todo en ciudades más pequeñas de Cataluña donde sí está presente la todopoderosa Asamblea Nacional Catalana (ANC). Cuyas labores de control y agitación abarcan cualquier aspecto de la vida cotidiana, desde la «catalanización» de las tiendas a la implantación del odio a España en los colegios e institutos.

Se ha instado a los profesores a colocar carteles bien visibles de la organización, de la campaña Ahora es la hora y de la fecha del 9-N y se recomienda aleccionar a los estudiantes sobre el derecho a decidir o la posición «intransigente» del Estado «opresor».

SIGA LEYENDO EN EL SEMANAL DIGITAL

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído