El agente que disparó al joven negro en Ferguson dice en una declaración pública que actuó como debía

‘Adivina quién viene esta noche’

En la ciudad de Misuri donde falleció Michael Brown se proyectan los traumas del país de la segregación

‘Adivina quién viene esta noche'
Barack Obama. EP

Miles de personas provocan cortes de tráfico mientras víctimas y policías debaten sin descalificaciones

Es una cruel paradoja que ocurra con Obama en la Casa Blanca.

Nunca, en los 238 años que tiene EEUU, un presidente ha podido ponerse como él en la piel de un joven negro que cae abatido por la policía.

Ni en la de sus padres o sus vecinos. Y cuando Obama apareció ante la nación, apenas hacerse público que el jurado no imputaría a Darren Wilson, el agente blanco que en agosto mató de seis balazos a Michael Brown, su cara era el mapa del dolor.

Llamó da la paz, pidió tranquilidad y recordó que hace tres décadas la víctima podía haber sido él e insistió en que negar los avances en las relaciones raciales en EEUU es negar la realidad:

«Yo soy la prueba».

Que ni la Policía ni la Justicia tratan a todos por igual, cae por su peso, pero recordando el caso de O.J. Simpson, que se fue de rositas tras apiolar a su ex esposa y al amante de esta, ambos blancos, sugiere que el dinero influye tanto como el color de la piel.

El jurado de Ferguson, estuvo reunido 25 días, escuchó a 60 testigos y concluyó que lo ocurrido no fue siquiera homicidio involuntario.

Hoy me ha acordado de cómo miraba Spencer Tracy a Sidney Poitier en ‘Adivina quién viene esta noche’, cuando lo ve llegar a cenar con su hija blanca.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído