“Historias en internet, actos simbólicos y escenarios diferentes” para ganar las elecciones

El PP busca caras nuevas y Mariano Rajoy no las encuentra

El PP busca caras nuevas y Mariano Rajoy no las encuentra
Mariano Rajoy. PD

«Mariano – no caben dilaciones-, ahora o nunca» dice un fontanero de La Moncloa al referirse a la estrategia electoral y liderazgo del presidente del gobierno, Mariano Rajoy.

En 2010 su campaña contra contra ZP expresaba un discurso articulado y esperanzador aunque, lamentablemente, con promesas incumplidas. Sus intervenciones las tenía bien aprendidas y desprendían energía.

Se entiende la presión y limitaciones del Gobierno pero «no se gana sin conectar con el electorado». Es condición sine qua non.

Para conectar con la audiencia, el Tele-pronter es una herramienta útil en el lenguaje audiovisual. Dos pantallas de cristal en los laterales del orador donde se lee el discurso mirando al frente y sin papeles. El último en utilizarlo fue Pedro Sánchez con excelentes resultados.

En la sede del PP de Madrid destacan:

«Hoy, después de tres años terribles, las agujas apuntan al Norte. Hay que saber explicar el cambio de rumbo experimentado por España durante el gobierno de Mariano Rajoy. Del precipicio y la intervención de Europa a la rampa de lanzamiento de la recuperación económica, lucha contra el paro y reformas para modernizar el modelo productivo español».

Pero hay más frentes abiertos. La cuestión catalana y la aparición de Podemos que radicalizará las relaciones en ayuntamientos y comunidades. Su presencia en el Congreso se prevé importantísima y depende de todos – del PP, PSOE, Cs y UPyD- su ascenso o «efecto soflue».

Pueden llegar a 50 diputados sino se contraprograma el discurso de Pablo Iglesias, icono de la modernidad y ruptura.

Los tecnócratas del PP dicen que «hay que marcar un programa con ideas motrices para las elecciones municipales y autonómicas. Para las generales faltan 14 meses. Hay que marcar el ritmo ascendente de mensajes ganadores, fáciles de entender y esperanzadores.

Poner en valor el coraje y determinación del Gobierno para afrontar los desafíos y dificultades a los que se enfrenta España en una coyuntura histórica muy difícil. No cabe volver a cometer errores (ZP, Podemos) y retroceder todo lo avanzado en los últimos 40 años de democracia».

Junto a la situación límite en lo económico, la oposición explota, como bombas de exterminio masivo contra el Gobierno, la corrupción, la cuestión catalana, el aborto, los desahucios, las preferentes, el ebola , …, hasta Podemos amenaza con dinamitar el modelo vigente. Y si no se remedia, así será. Muchos calderos al fuego requieren mucha pericia del cocinero.

Los problemas de España son de tal gravedad que hay que separar lo sustancial para la Nación del interés partidista.

Ser mucho más generoso en cuestiones importantes aunque, a corto plazo, exista un perjuicio de imagen. Esto afecta al PP y al PSOE por igual.

«El Gobierno gobierna para todos – dicen en el PP. Gobernar para los que votan al PP y para los que no le votan. Así se rompen estereotipos como que el PP gobierna «para los ricos y los bancos».

Al votante del PP hay que explicarle que Rajoy hace lo que hay que hacer para salir de la crisis y evitar aventuras como Podemos y garantizar la unidad de España. Tan simple como esto.

Ahora hay que transmitirlo en mensajes a todos los niveles. Historias para internet, actos simbólicos en escenarios diferentes, nueva maneras con nuevas caras en las listas electorales. 60% nuevos candidatos bajo la tutela de 40% de dirigentes experimentados.

Los estrategas del PP quieren «tomar la iniciativa y demostrar que Marino Rajoy evitó la quiebra de España y ejecuta reformas para mejorar el funcionamiento de las instituciones. Abierto a todo pero sin traicionar los principios de la democracia representativa que nos homologa a Europa.

La unidad de la Nación es el mensaje clave, incluso, en los comicios locales y autonómicos.

Hay que poner la pelota en juego y jugarla.

En la transición lo que queríamos era homologarnos a los países democráticos europeos. Hoy, 40 años después, parece que los españoles queremos diferenciarnos de Europa con divisiones y enfrentamientos estériles y perjudiciales para todos: Cataluña, España y Europa.

Mariano confirma que no habrá crisis de gobierno y todos los ministros seguirán en sus cargos. Pero en política los meses son años y los años siglos.

En todo caso, se prevé dificultades y tensiones en la elaboración de listas porque la renovación exige nuevas caras, dirigentes sin responsabilidades anteriores. «Hay que mostrar que el PP regenera sus cuadros y combina experiencia con juventud. Ha llegado el momento de quienes tienen menos de 45 años» dicen fuentes del Gobierno.

El próximo reto más importante es el de la reforma electoral. Un sistema mayoritario en lo local y a doble vuelta en lo nacional. Se mantiene la prevalencia de grandes partidos evitando la fragmentación excesiva.

Pero acerca los candidatos a sus electores. Hay que invertir la relación de fuerzas. El partido no es lo más importante, lo más importante son los candidatos. Hay que unir las circunscripciones a los candidatos.

Existe el peligro de que, contradiciendo a Goya, los hijos devoren a Saturno. Pero, simplemente, es ley de vida.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído