Carta al Director

27 S: ¿Primará el inexistente gen catalán?

27 S: ¿Primará el inexistente gen catalán?
Artur Mas con la bandera de Cataluña. CT

Estamos conociendo que muchos de los primitivos vascos que vivieron en Burgos, con una antigüedad aproximada de 5.000 años, eran descendientes de otros que se criaron y habitaron en Burgos y Barcelona.

De hecho, los romanos pasaron por las tierras vascas sin la posibilidad de asentarse debido a su primitivo pastoreo y a la escasa entidad que dieron al territorio y a sus gentes.

Así pues, parece ser que los habitantes de la península Ibérica tenemos un origen bastante común, lo que nos honra y no se contradice con nuestro origen y estirpe.
Hablemos de Cataluña.

Cataluña nunca ha sido una nación, aunque Cambó soñara que su pueblo fuese «una unidad de destino nacional».

Quizá Franco fuese más allá en su Ley de Principios Fundamentales del Movimiento Nacional al declarar que, como caudillo de España, ante Dios y la Historia, promulgara el principio de que «España es una unidad de destino en lo universal».

No olvidemos que el primer lugar que los romanos llamaron Hispania fue la costa catalana y se expandieron por todo el Mediterráneo.

Después vino Pujol y asentó toda una entidad de radicalismo catalanista que dio alas a una burguesía independentista que repartió sustanciosos dividendos entre los suyos con el contubernio, por aquello de la estabilidad, con Madrid. Era una burguesía que siempre ha intentado hacer país usando a su antojo la TV3 y el F.C. Barcelona.

De ahí el resurgimiento de ciertos personajillos en lo deportivo que ni tienen consistencia y mucho menos sabiduría de lo que es verdaderamente lo catalán, aunque su bolsa monetaria siempre ha primado sobre cualquier otra cosa.
Después de Pujol, Artur Mas y otros (Carod-Rovira, por ejemplo), a diferencia del anterior, con sus políticas, no han sido capaces de anclarse en el poder.

Llegados a este punto, hoy podemos decir que existe todo un estrato independentista que ni remotamente saben lo que van a hacer y qué va a ocurrir el 28 S, aun cuando creemos que A. Mas si lo sabe, pues el verdadero y creído independentista es Junqueras. El tal Romeva viene a remolque, como advenedizo que es, y exhibe sus supuestos encantos musculosos para el voto de alguna dama catalana que no se puede reprimir.

Lo curioso es que fueron los políticos más oportunistas de entonces los que lanzaron el proceso de reforma del Estatut, aun cuando la sociedad catalana no lo demandara.
Hace décadas, Adolfo Hitler, acudió por vez primera a una reunión del Partido Obrero alemán en los sótanos de una cervecería y escuchó indignado: «Interés es igual a esclavitud. La economía centralizada de Berlín que actualmente se desploma no nos deja otra elección que declarar la independencia de Baviera…». Hitler, que no era alemán, contestó: «Qué locura, todos somos alemanes…está hablando de la pureza del pueblo alemán…».

Es decir, proclamaba la superioridad alemana, aun cuando era un austriaco que emigró a Alemania.

Hoy en Cataluña, conviven personas mestizas de catalanes y no catalanes, en definitiva, hijos de padre o madre no nacidos en Cataluña, sobrinos nietos y un largo etcétera de parentescos. Se les denomina charnegos. Muchos de ellos, están convencidos de la idea de la superioridad catalana al igual que le ocurriera a Hitler con lo alemán.

Son más catalanes que nadie y hasta renuncian a su directísimo origen con tal de proclamar su gen genuinamente catalán, muy diferente y distinto de la tierra española y compartida de sus orígenes. Estarán en la Diada, votarán el independentismo caiga quien caiga y ni por ningún momento les recuerdes la sangre y la tierra de donde provienen. Serán los más acérrimos de dar su voto a Juntos por el Sí. Es más, estarán dispuestos, aunque eso es otra historia a comprobar, a sacrificar lo que sea por que Cataluña sea independiente. Su independentismo es visceral, emocional, sentimental y no habrá argumento racional que les convenza pues su rabia secesionista incontrolada surge de su corazón y no de su cerebro, será como un sucedáneo de la religión, una fe sin razón.

En las próximas elecciones autonómicas catalanas parece ser que no va a contar el número de personas que pueden votar sino el número de escaños, lo que es una aberración democrática, máxime cuando se quieren hacer plesbicitarias.Ello quiere decir que si por ejemplo, dos millones de posibles votantes no votan tendrán luego que atenerse a las consecuencias y nunca podrán exigir lo que pudiera hacerse con su Cataluña de alma mediterránea.

¿Catalanes de pro frente a charnegos radicales en una Cataluña que nunca fue nación?

Creemos, es nuestra opinión, que en este rio revuelto de diarreas mentales de genes y superioridades, P. Iglesias, que es ciertamente avispado, en gran medida, le importa un rábano las elecciones catalanas.

Eso sí, cogerá las riendas de su candidatura en Cataluña como una prueba de fuego de cara a las generales, pero no pensamos que esté mucho por la independencia, y tal vez piense con razón que la represora Corea del Norte es hoy como un agujero negro -no olvidemos que los orientales despiertan muy tardíamente- y que la impasible Reina Isabel II de Inglaterra se mantiene en el simbólico poder real sin apenas haber hecho nada memorable en 63 años.

Sin embargo, quizá en el devenir del tiempo, no podremos hablar de una ‘era isabelina’, pero sí que ha llevado con dignidad la decadencia del vasto imperio, manteniendo la continuidad del pueblo inglés, ha sido como su bien aferrada ancla. Nuestro Rey, Felipe VI, debe tenerla en su pensamiento.

Finalmente, Artur Mas ahora nos dice que no puede ponerse en la cola de la UE quien ya está dentro. Una vez más insulta nuestra inteligencia porque Cataluña es Europa porque forma parte de España y si saliese de ella saldría de la UE, teniendo en cuenta además que la Unión Europea no es un Estado, tampoco una nación sino solo en parte una democracia en construcción y la Unión necesita más unión si un día queremos que sea realidad el Estado Federal Europea, inexistente en la actualidad.
Por cierto, dicen que P. Arriola marchó y que ahora enreda Moragas. Esperemos que Rajoy mande y sepa que los primeros y segundos en las circunscripciones grandes son los que se benefician.

Buena caza a todos y que prevalezca la razón que siempre es preexistente a un gen que no existe.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído