No es broma

Siposiciones no tan supuestas

Siposiciones no tan supuestas
Artur Mas con la bandera de Cataluña. CT

Me pregunto, al igual que muchos creo, que pasaría si tras haber conseguido los independistas una mayoría en las elecciones del 27 de Septiembre de 2015, Cataluña emprendiese el proceso para la secesión.

En primer lugar, como ya expuse en otro artículo, el Gobierno del PP, no va a permitir una declaración de independencia, porque sería ir contra sus propios principios como partido, y mucho menos, justo antes de las elecciones generales ya que en caso de no actuar clara y contundentemente con todos los recursos del Estado, las perdería.

Pero claro, lo mas probable, sería que el «astuto» Arturo Mas, ralentizase el procedimiento, a la espera de un cambio de gobierno, de manera que la proclamación de independencia, o cualquier otra inconstitucionalidad, se produjese ya en el mes de Enero, tras las elecciones, a la espera, por ejemplo, de una coalición, PSOE/Podemos o una simple investidura pactada con los votos de esos últimos, o de los propios secesionistas, en el Congreso. En este caso, Podemos, al igual que IU, vienen manifestando desde el comienzo de este culebrón, que están por el «derecho a decidir» y podría darse la circunstancia, de que con tal de conseguir el Poder, el PSOE, cuya sucursal catalana no lo tiene muy claro, se la jugase y pactase alguna suerte de referéndum, a lo Cameron.

Tanto si proclamasen la independencia unilateralmente, como si hubiese referéndum, estaríamos ante una inconstitucionalidad, pues no se puede hacer un referéndum entre una pequeña parte de la población de España en contra del artículo 2 de la CE, tampoco para modificarla.

Pero claro a los independentistas no se les puede convencer con la Ley, puesto que ya han repetido hasta la saciedad, que la Ley no tiene valor frente a las decisiones «democráticas» de las mayorías, una barbaridad, puesto que no puede haber democracia sin normas, pero así razonan ellos, los ignorantes por ser ignorantes, y los que no lo son, porque hablan para los primeros.

Entonces, ante el impedimento de aplicar la Ley, incluso el artículo 155 CE, solo queda una forma de actuar: mediante la fuerza. Lo cual no quiere decir que se tenga que matar a nadie -salvo que con fuerza se responda- sino que se obligaría a cumplir la legalidad, a quien no cumple, por las malas, que por otra parte, es lo que se viene haciendo desde siempre con quienes se la saltan.

Podría darse sin embargo, el caso de que el Gobierno de turno, nos saliese con eso de que no se puede emplear la violencia frente a la voluntad de un pueblo y que se respondiese a unos hechos consumados con declaraciones, ambiguedades y ruegos, o sea, que no se hiciese nada.

Entonces aquí es donde deberían intervenir los otros sujetos con poderes constitucionales, excepcionales.

El Rey, el cual aunque en la normalidad, con escasos poderes, y esos tasados de forma restrictiva, en este caso, de amenaza inminente de quiebra del normal funcionamiento de los poderes constitucionales del Estado, podríamos hablar con propiedad de su función regia de guardián de la Constitución Española.

En casos como éste, de extrema gravedad en los que está en juego la legitimidad democrática y la propia unidad de España, incumbe al Jefe del Estado la defensa de la Constitución de acuerdo con el artículo 61.1, en su condición de jefe supremo de las Fuerzas Armadas -art. 62.h- y, a través de la finalidad que a éstas les otorga el artículo 8.

Y es que ya tenemos un claro precedente: el intento de golpe de Estado de 23 de Febrero de 1981, en el que el Rey ejerció esos poderes excepcionales, con el posterior beneplácito y reconocimiento del poder político electo y el resto de fuerzas democráticas.

O sea, que las criticadas declaraciones del ministro de defensa, y de algunas asociaciones militares, deberían dejar de escandalizar a los puristas de la democracia, porque es lo que hay, algunos, seguramente no lo entienden, especialmente esos como Raul Romeva, ese madrileño, cabeza de paja de la lista independentista, que en su día denunció a España ante la Comisión Europea -que todavía se está riendo- porque cuatro aviones del Ejército del Aire sobrevolaron Tarragona.

Porque estamos hablando de cosas que están previstas en la Constitución para la defensa democrática de España, porque esta Constitución, fue escrita por unas cortes constituyentes elegidas por el pueblo, y la ratificamos democráticamente mediante referéndum, todos los españoles, los de Cataluña también. Para que se garantizase la democracia con su cumplimiento.

Entonces…la fuerza, cuando ha sido votada por todos, tambien forma parte de la democracia.

No es broma

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído