BLOG: NO SON BROMAS

Perde el temps per res

Perde el temps per res
Cataluña, independentismo catalán, estelada, CiU y ERC. EP

Se está haciendo demasiado énfasis sobre el resultado de las elecciones del domingo, se mire como se mire, no se sabe que va a pasar: si ganarán los del si, si ganarán los del no, solo hay una cosa clara: Cataluña no se va a independizar.

Si hay una mayoría de catalanes que quieren la independencia, ello no significa que haya que dársela, de la misma manera que una mayoría también de catalanes, y de españoles, querría que se les bajasen los impuestos, y no se los van a bajar. Y es que la democracia no consiste en hacer lo que quiere la mayoría, sino en hacer lo que quiere la mayoría, siempre que se pueda, y respetando los derechos de los que no son mayoría, y eso se consigue respetando la Ley.

Y es que la cosa cae por su peso, si por votar algo, se consiguiese lo que uno quiere, entonces los vecinos de una finca podrían votar que no pagaban el alquiler, y con la excusa de que se trata de una decisión democrática, el propietario de la finca se quedaba sin cobrar.

O quizás un pueblo de cien habitantes que hay cerca de donde yo vivo, podría independizarse con que lo pidiesen 51 de ellos.

No, la cosa no funciona así, la democracia no es votar, el votar es parte de la democracia, eso si, pero para que no podamos votar según que cosas, como por ejemplo, que el dueño de un supermercado pueda matar al empleado que pille robando -se hacía en la China Imperial-, hay unas leyes, y para que no se puedan hacer según que leyes, hay una Constitución, en resumen la democracia consiste en votar dentro del marco que establece la Constitución y las leyes: el Ordenamiento Jurídico, así de sencillo.

Así lo entiende cualquiera con dos dedos de frente, y en eso se basan todas las democracias occidentales, por no decir todas las del Mundo.

O sea, que el rollo de que porque una mayoría de catalanes lo vote, se pueda iniciar un proceso de independencia, o una declaración unilateral, es una falacia y el Estado tiene sus medios para defenderse, empezando por la aplicación del artículo 155 CE y siguiendo con otras medidas obvias, si hubiera necesidad.

El problema son los políticos, porque no cabe la menor duda que en cuanto el Estado empiece a defenderse, habrá quien se oponga para sacar provecho de ello, unos hablando de no se que diálogo, otros ofreciendo cambiar la CE para que Cataluña se sienta a gusto -aplazar el problema una temporada-, otros con el derecho a decidir, etc etc.

Pero sea como sea, cualquiera que lea los comentarios de los lectores de los periódicos, se puede dar cuenta del inmenso rechazo que provoca el independentismo, y conociendo como conocemos, el ansia de poder de los partidos políticos españoles, tengo por seguro que ningún jefe de gobierno va a consentir que durante su mandato se independice ni Cataluña ni nadie, por el simple hecho, de que el partido de quien lo consienta, tiene perdidas las elecciones mientras dure la memoria de los españoles, y en este país, por recordar, todavía hay quien se acuerda de la República y de la Guerra Civil y hasta de cuando tiraron la bomba al Rey.

Los sentimientos de los independentistas, no son mayores que los del resto de los españoles, lo cual es importante, pero sobre todo, todavía no ha nacido el político español que vaya a hacer algo que le pueda costar el Poder.

Así que creo firmemente que como no haya una guerra….. que por cierto, eso ha venido siendo la costumbre.

No es broma

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído