NO SON BROMAS

¿Qué es peor, la mentira o la ignorancia?

¿Qué es peor, la mentira o la ignorancia?
Pedro Sánchez. EP

Dicen que se coge antes a un mentiroso que a un cojo. Claro que quien se cree lo que dice, no es mentiroso, tan solo se equivoca, y cuando con buena fe se mantiene la equivocación, ya hablaríamos de ignorancia.

La cuestión es: ¿que es peor, un ignorante o un mentiroso?. En términos generales, parece ser que la ignorancia tiene perdón, si no se tiene ánimo de engañar, pero en política, especialmente cuando se aspira a gobernar, casi parece peor el ignorante, puesto que su ignorancia nos puede llevar a la ruina a todos, como ya ha ocurrido.

El flamante Secretario general del PSOE, el señor Sánchez, «El Equidistante», como le llama Rajoy o «El Ecléctico» como le llamaría un jurista teórico, puesto que se especializa en adoptar posturas intermedias, en vez de seguir soluciones extremas o bien definidas, como explica el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, dice que él está dispuesto a pactar con cualquiera, menos con el Partido Popular, nada menos que lo prometió, en el programa de televisión «La Sexta Noche».

Dice también que va a cambiar la Constitución, aunque sin decir el que, eso si «para que los catalanes se sientan a gusto».

Es joven y no se ha enterado todavía que llevamos 30 años dándoles a los catalanes todo lo que han pedido, y al día de hoy, todavía no se sienten a gusto, sino peor; procede por tanto, repetir la genial afirmación de Einstein «locura es seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes». Pues si es así, la locura continua.

Pero, para cambiar la Constitución se necesita una mayoría de dos tercios del Congreso y del Senado, y no solo eso, sino que para proseguir con la reforma, hay que celebrar elecciones, y que sean las siguientes cámaras elegidas, las que decidan si continúan, y en caso afirmativo, deberán aprobar la reforma nuevamente por 2/3 del Congreso y del Senado. Posteriormente deberá ser el pueblo quien ratifique el cambio mediante referéndum.

Pues bien, si ya de entrada descarta al PP, nadie se cree que el PSOE pueda conseguir los 234 escaños, de 350 del total del Congreso, mas los 2/3 del Senado, que necesitaría para cambiar la CE en solitario, y en dos legislaturas, cuando en su época dorada, el mayor triunfo electoral, fue la consecución de 202 escaños tras la debacle de UCD, hace 33 años.

Entonces, el Señor Sánchez, debe decirnos si nos ha engañado al prometer que no va a pactar con el PP, o si verdaderamente nos quiere hacer creer que va a cambiar la Constitución sin contar con el PP.

Porque ignorante, no creo que lo sea…, tanto. A no ser que crea en los milagros, o que los ignorantes somos nosotros.

No es broma.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído