Podemos negarnos a ver el horizonte de la realidad

¿Vamos al hambre?

¿Vamos al hambre?
Hambre, alimentos, necesidad. Maximino Soriano.

¿Si no se endereza la realidad en Celtiberia vamos al hambre, o una parte de la población, de todos los sectores sociales terminará a medio plazo en esa situación…?

1. Plantear esto es enormemente doloroso, para quién lo escribe, pero podemos negarnos a ver el horizonte de la realidad, de lo posible, y no sabemos qué grado de probabilidad estamos para caer en esa situación.

2. Si se juntan una multitud de factores y de variables negativos, ¿podríamos encontrarnos que el sistema económico no se soluciona, si la deuda del Estado y de las entidades gubernamentales en todos los niveles no desciende, si el problema político de la secesión no se resuelve, si se organiza como mal menor un plan asimétrico de las autonomías, si una parte de las regiones de España no puede autosatisfacer su estado de bienestar porque no tiene suficiente industria para producir suficientes impuestos, etc., nos podríamos encontrar que una parte de la población española, no sé cuánta población, se situaría permanentemente no en la pobreza, pero si en el borde de ella? ¿Porque todavía muchas familias pueden soportar la crisis económica y social con la ayuda de las pensiones de los padres, y con lo que tenían ahorrado…? ¿Pero si la situación no se soluciona, al final, todas las reservas se terminarán, los progenitores, según la ley de la vida tendrán que terminar en los tanatorios, y por tanto el gran colchón familiar se perderá…?

3. ¿Y cuándo hay miedo o temor a la pobreza, nos hallaríamos en una situación límite? ¿Las personas y colectivos toman decisiones difíciles y a veces desesperadas y a veces radicales…? ¿Por lo general, como es lógico y razonable y racional, votaría a soluciones que al menos, le puedan ayudar con subvenciones…? ¿Y a más subvenciones más coste para el Estado, y a más coste para el Estado, menos capacidad del mismo Estado para invertir en infraestructuras que permitan el empleo…? ¿Por lo cual se crean sinergias negativas, en todas las direcciones, y nos vamos metiendo en más y más peligro de pobreza? ¿No de toda la población, pero sí de más proporción de población y descendimiento de parte de ésta, desde todos los estratos sociales hacia abajo…? ¿Porque ya en cierta medida estamos en esa situación, no toda la población, si parte de ella…? ¿De ahí tanta angustia, sufrimiento, soledad, erraticidad de los votos, potencial radicalización…? ¿Porque el «hambre real o potencial» trae la desesperación y la desesperación la radicalización…?

4. Solo tengo o se me ocurre una posible solución un gran pacto nacional de todas las fuerzas sociopolíticas del país, de todas las organizaciones empresariales y sindicales, para enderezar la economía.

Y un segundo pacto nacional a nivel político-institucional, para que todas las fuerzas políticas, todos los territorios, todas las fuerzas económicas-empresariales, podamos estar todos bajo el único paraguas el Estado.

Es decir, evitar la fragmentación del Estado, que sería hambre para hoy, y aún más hambre para mañana. Dejaría a los tres o cuatro Estados de la Península Ibérica, dentro o fuera de Europa, en una situación de una enorme debilidad. Y entonces, empezarían graves problemas, a medio plazo, quizás se suavizarían si Europa es un Estado real en todos los sentidos alguna vez.

Pero Europa, Estado o no, no debe permitir que el flanco suroeste se debilite especialmente, igual que no puede permitirlo que lo haga el sureste, ni el sur-centro… Ya esta lección, la historia la ha enseñado muchas veces, antes y ahora y después…… desde Roma, Carlomagno, Carlos V, Napoleón, las dos guerras mundiales,

¿Si Hispania se divide en varios Estados de hecho o derecho o de facto y derecho, a medio plazo, tal y como está hoy la situación en muchas regiones, no tendrían suficientes recursos e impuestos para pagar todo el actual estado del bienestar…? ¿Y sin ese colchón entraríamos en una espiral con consecuencias impredecibles…? ¿Por mucho que nos esforzamos, no podemos comprender, ni entender que razones llevan a partidos liberales y de derechas regionales a pedir la secesión, cuándo saben que dentro del programa de los liberalismos, es mejor para ellos, la unidad de territorios y habitantes, a mayor de todas esas variables, más posibilidades de negocio, ganancias, etc., nadie destruye las propias industrias dividiéndolas en trozos más pequeños, al final Hispania o España es una megaindustria, es decir, España, S.L.? ¿Y no entiendo y no comprendo por mucho que me esfuerzo que fuerzas sociopolíticas de izquierda, moderadas o no, deseen que se divida el Estado, porque saben, que como dijo Marx «el pueblo unido, jamás será vencido», si el pueblo se divide en varios Estados, entonces el pueblo tendrá menos soberanía real, menos soberanía teórica y por tanto menos derechos sociales, menos estado del bienestar…? ¡No comprendo, y no entiendo nada o casi nada, me da la sensación que hemos entrado en una locura colectiva, y no hay psiquiatra, ni psicólogo que nos haga ver la realidad, y permanecemos en sueños, sueños que pueden ser loables pero que son simplemente sueños…!

5. ¿A eso añádanle el problema del Mediterráneo o contenciosos que Hispania lleva décadas teniendo, además del terror internacional, además de una economía global mundial con la cual apenas podemos ser competitivos, además súmenle la reducción demográfica, además el factor ideológico cultural de diferentes formas de entender el mundo a y en todos los niveles que se está viendo cada día con más fuerza…? ¿No podemos negar la crisis de valores morales que sufrimos, o de auténticos valores, más crisis sociales y en la sociedad, etc.? ¿Y a eso añádanle los imponderables y realidades nuevas que pueden surgir positivas, pero otras negativas…? ¿Sumen todos los conjuntos de factores y variables, y realmente estamos ante un polvorín con la mecha ya puesta, y que está esperando que alguien la encienda…?

6. ¿Está entrando Celtiberia en una especie de locura colectiva o en una especie de autosuicidio colectivo…? ¿Cosa que lamentamos ha hecho demasiadas veces, a lo largo de la historia, con una bandera o con otra, con un nombre o con otro, con una ideología o con otra, con unos fines u otros…? ¿No olvidemos que en cien años sufrimos dos o tres guerras, llamadas carlistas, más la última guerra incivil…?

¿Por qué los que habitan la Piel de Toro, no se pueden quedar tranquilos en su cocina, como diría Pascal, y así se evitarían guerras y conflictos en el mundo…? ¿Por qué no podemos vivir en paz entre nosotros, y ser y copiar como los franceses, como los ingleses, como los alemanes… que saben que unidos y juntos, pueden llegar a algo, pueden ser algo, separados saben, saben que se los comen entre unos y otros…? ¿Es que es tan difícil entender esto…?

Dicen que Juan XXIII, quería se aprobase la misa en las lenguas vernáculas, pero los obispos y cardenales no querían… siempre he pensado en este supuesto caso, y una y otra vez, no conseguía el pontífice que se aprobase la misa en lenguas vernáculas…, y ya cansado un día, mandó, dicen, que todos los obispos fuesen a Misa muy temprano de la mañana, y obligó que ese día, fuese celebrada Misa por el rito arameo o algo similar, pero de una Iglesia Católica… cuando salieron, dicen los obispos y cardenales, comprendieron que no habían entendido nada, aunque evidentemente sabían lo que se estaba celebrando… E, inmediatamente aprobaron la celebración de la Misa en lenguas vernáculas… siempre pienso esto como ejemplo del problema de la evidencia, y por qué, para ti, una cosa es evidente y para el otro no lo es… Y siempre pienso, creo que la inmensa mayoría de obispos, son personas más inteligentes que la media de la población, más cultos y cultivados que la media de la población, y personas moralmente más elevadas y buenas que la media de la población… pero se negaban a ver una evidencia, que era que el pueblo no comprendía casi nada del Misterio de la Misa, porque no entendía el latín…

¿La cuestión es cómo convencer, a todas las grandes fuerzas sociopolíticas y todas las regiones y sus fuerzas socioideológicas, incluido el pueblo, que todos debemos remar en la misma dirección, para poder salir de la situación en la que estamos y no caer en el mar del hambre…? ¿Qué «misa» y en qué lengua habría que obligarles a que asistiesen una parte del pueblo de Hispania y de los dirigentes para que comprendiesen y comprendiésemos cual es la realidad y no solo la emoción-sentimiento de la realidad, la ilusión-utopía de la realidad, el fantasma de la realidad…? ¡Lamentablemente yo no lo sé…! ¡Ojalá esté equivocado…!

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído