Los líderes del PP y el PSOE intoxican la solución a la crisis en una batalla de egos

Mariano Rajoy vs Pedro Sánchez: El odio como obstáculo para sacar a España de la crisis

Según Rubén Amón, en 'El País', el enfrentamiento personal se remonta a los insultos del debate televisivo

Mariano Rajoy vs Pedro Sánchez: El odio como obstáculo para sacar a España de la crisis
Pedro Sánchez (PSOE) vs Mariano Rajoy (PP). PD

Ni Mariano Rajoy perdona a Sánchez el insulto de indecente ni Pedro Sánchez condesciende con los improperios de Rajoy en el debate incendiario del 14 de diciembre que arbitró estupefacto Campo Vidal

Algunos buscan en la alta política o se escudan en los principios para explicar el inaudito rechazo en banda del PSOE de Pedro Sánchez a acordar algo con el PP y su proclividad a chalanear con xenófobos antiespañoles, filoterroristas y chavistas de pacotilla el futuro de España.

Rubén Amón, fino analista y mordaz tertuliano, no cae en la trampa. En el diario ‘El País’, este 22 de enero de 2016, apunta en otro sentido, mucho más pedestre e inconfesable: los egos de los dos de Sánchez y Rajoy.

Y marca una fecha en el calendario que le parece, paradójicamente, clave: la del debate entre ambos justo en la semana previa a los comicios del 20-D:

  • No tuvo mucho peso el duelo en el resultado de los comicios, pero lo ha adquirido ahora, hasta el extremo de que el porvenir de una legislatura sensata y aseada parece subordinado a la arrogancia de los machos en litigios (Pedro Sánchez: ni Kerenski ni Chamberlain, sino el pedestre Capitán Concordia).
  • Rajoy y Sánchez se han ensimismado en su propia estatura, se han obcecado en el recíproco resentimiento.
  • Han sometido ambos el interés de sus partidos a la gloria personal. Permanecer en La Moncloa o acceder a ella. Y amañar las circunstancias para conseguirlo.
  • Rajoy, que se considera imprescindible e impone al PP una insólita omertà. Pedro Sánchez, que se ha propuesto alumbrar un engendro político, constreñido a aprender euskera por correo y a disimular en la abstracción de «las izquierdas» el derecho a colocar en una pica la cabeza de Rajoy el «indecente».
  • Ya explica el editorial de ‘El País’ que los puntos de encuentro entre el PSOE y el PP respecto al modelo de Estado y las eventuales reformas constitucionales sobrepasan la pugna de los egos y la ambición particular de La Moncloa (Rajoy no puede, Sánchez no debe).
  • Y plantea un papel de arbitraje a Albert Rivera con la bisagra de Ciudadanos.
  • El cortocircuito expone el escenario a unas elecciones anticipadas o premia la obstinación de Pedro Sánchez. Se van a movilizar los barones para disuadirlo de su temeridad y lo hará probablemente el patriarcado, pero el líder socialista puede defender a su favor que el principio de evacuar al PP dio vuelo a coaliciones con Podemos -activas o pasivas- en varias comunidades y decenas de ayuntamientos, predisponiendo así la repetición del mismo escenario a escala nacional.
  • No figuraba en esos pactos, claro, el dogma del derecho a la autodeterminación. Por eso Sánchez necesita que Podemos se lo despeje.
  • Y que la concesión anime una investidura en cuyo desenlace podrá decirle a Rajoy: ya ves, Mariano, el debate, al final, lo gané yo.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído