La 'esperanza fallida' del PSOE escribe este 4 de mayo de 2016 en Okdiario

La colosal pataleta de Talegón tras tener que repetir las elecciones

"Creíamos haber dejado claro que no queríamos que la derecha siguiera desgobernándonos"

La colosal pataleta de Talegón tras tener que repetir las elecciones
Beatriz Talegón. 13TV

Beatriz Talegón ha derramado este 4 de mayo de 2016 lágrimas de cocodrilo porque finalmente haya que volver a elecciones y, especialmente, porque las fuerzas de izquierdas no hayan sabido desbancar a la derecha del poder.

En un extenso artículo en Okdiario –Harta de estar harta-, Talegón lanza un desesperado SOS y recalca que creía que había quedado claro que no se quería que siguiera la derecha en el poder. Pero al parecer esa unión que reclama por parte de las izquierdas no sólo no ha sido posible, sino que además se atreve a decir que la democracia no funciona. ¿Tal vez porque no ha salido el escenario que ella quería?

Arranca de esta manera la que fuera la ‘esperanza fallida’ del PSOE:

Ya es inevitable acudir a las urnas el próximo 26 de junio. Para muchos de nosotros -los votantes- no ha sido una sorpresa. Creo no errar ni aventurarme si escribo que para ningún político tampoco. Han pasado cuatro meses desde que metimos la papeleta en la urna. Durante los días que han transcurrido hemos podido observar una representación teatral de la que algunos ya avisamos pocos días después del 20 de diciembre. Intentarían, los mal llamados líderes políticos, interpretar el papel del que hace lo posible y lo imposible por llegar a acuerdos mientras le echa la culpa al resto de actores del bloqueo ocasionado. Nosotros metimos la papeleta y ellos metieron la pata. Conclusiones podemos sacar muchas. En general, la ineptitud de la clase política para algo tan «sencillo» como priorizar y preocuparse por los asuntos urgentes del pueblo español. Ha quedado claro que lo importante para las distintas formaciones políticas ha sido su propio rédito.

Se queja de que nadie haya dado su brazo a torcer:

Lo peor es que han buscado las excusas más peregrinas para demostrar que nos consideran idiotas. Nadie ha dado su brazo a torcer. Nadie ha hecho el más mínimo esfuerzo de generosidad. Sin embargo, todos han pretendido que creyésemos que «nosotros» éramos su máxima para alcanzar acuerdos. Los dirigentes políticos llegan a estas elecciones desgastados. Sin caretas ni discurso que vendernos. Nos hablan totalmente desarrapados. Llenos de magulladuras. Piensan que atusándose el pelo y limpiándose el polvo de los hombros nos van a convencer de que debemos seguir confiando en ellos. Por ejemplo, Sánchez y Rajoy no han tenido la decencia de plantearse su dimisión tras sus nefastos resultados. Su afán por agarrarse a la silla está teniendo como consecuencia una implosión en sus partidos. Las cabezas visibles del PSOE y del PP deben intentar salvarse de los puñales que les llueven desde sus propias filas. Y no olvidarse de sonreír mientras tanto. Es imposible atender a todo, a no ser que estén cubiertos de una capa impermeable que hace que todo les resbale.

Añade que:

Iglesias y Rivera obtuvieron buenos resultados si tenemos en cuenta que partían de cero. Los abanderados de la regeneración, de la nueva política -pasando por encima de conceptos como izquierda o derecha- han desesperado a la vieja guardia, han desbaratado las maneras tradicionales de hacer política, pero no han conseguido sacar el conejo de la chistera. En cierta medida, han contribuido muy activamente a bloquear las posibles alternativas. El uno no quería saber nada del otro. Al final, han terminado por cansar. No sólo al bipartidismo, sino a quienes les esperábamos con expectativas. El gran mesías Iglesias también ha sufrido un serio desgaste -no sólo en el plano público, sino en su propia formación-.  No tenemos las mismas constancias sobre Rivera. En ese sentido, es justo decir que los medios parecen haber querido poner el foco en el partido morado y pasar olímpicamente del naranja. No sabemos por qué -aunque puede intuirse- pero a pesar de haber habido denuncias de la propia militancia sobre financiación «extraña», casi todo ha sido ruido de fondo, silenciado por el tremendo estruendo contra Podemos.

Y pone el grito en el cielo:

Todo ha contribuido indudablemente al hartazgo de gran parte de la población, sobre todo la progresista o de izquierdas. Creíamos haber dejado claro que no queríamos que la derecha siguiera desgobernándonos; creíamos haber dado el mensaje de que queríamos diálogo y unidad entre «las izquierdas»; creíamos que serían capaces de entenderlo. Cada uno ha ido a lo suyo. Y ahora nos piden que se lo repitamos, como si esto hubiese sido finalmente culpa nuestra. El riesgo está en que este hastío se pueda convertir en abstención o, lo que es lo mismo, tirar por la ventana innumerables votos de quienes están hartos de las injusticias que estamos sufriendo. Si estas voces se agotan, seguirán votando aquéllos que salen beneficiados de alguna manera por la corrupción y los atropellos a la democracia y al Estado de Derecho. En definitiva, han llegado a conseguir que la gente esté harta de estar harta. Dicho de otro modo: nuestra democracia no funciona.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído