Willy Toledo al teniente de la Guardia Civil en Alsasua: "¡Borracho!"

El bestial y tumultuario ataque a los dos guardias civiles en Alsasua confirma que sigue el terror de ETA

La fiscalía considera que la agresión a los dos guardias civiles de Alsasua es un delito de terrorismo

Los cobardes proetarras obligan a la valiente novia del teniente agredido a dejar Alsasua

Doce personas han sido identificadas ya como supuestas autoras de la agresión contra dos guardias civiles -fuera de servicio- y sus parejas en la localidad navarra de Alsasua el pasado octubre de 2016 (Willy Toledo al teniente de la Guardia Civil en Alsasua: «¡Borracho!»).

Además, la juez de la Audiencia Nacional que lleva el caso dejó claro este 10 de noviembre de 2016 en un auto que todo apunta a que estamos ante un delito de terrorismo, razón por la que la instrucción se seguirá en este tribunal.

El escrito de la magistrada es contundente. El ataque estuvo perfectamente planificado. Los agresores conocían con anterioridad que las víctimas son miembros del instituto armado, siendo ésta la única causa de los insultos y la paliza (La fiscalía considera que la agresión a los dos guardias civiles de Alsasua es un delito de terrorismo).

Y considera que se insertan en una estrategia más amplia para «influir ostensiblemente y de manera negativa en la calidad de los miembros de la Guardia Civil».

Al atacar la integridad física de estos miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad se busca crear «un continuo miedo a colectivos que no comparten sus ideas y generar una grave alteración para la paz».

Varios de los agresores son cabecillas del movimiento Ospa Mugimendua en Alsasua. Se trata de una plataforma que dinamiza las acciones del colectivo Alde Hemendik -¡Fuera de aquí!-, promovido por las ilegalizadas Gestoras Pro Amnistía, y apoyado por partidos abertzales como Bildu, que desde hace tiempo buscan intimidar en todo el País Vasco y Navarra a la Guardia Civil y la Policía Nacional (Los cobardes proetarras obligan a la valiente novia del teniente agredido a dejar Alsasua ).

Son grupúsculos radicales que convocan actos de protesta y manifestaciones, hacen pintadas o carteles, e incluso cometen directamente agresiones como en este caso, todo con la finalidad de «expulsar» a las fuerzas de Seguridad que tachan de «españolistas».

No olvidemos que ésta ha sido la gran obsesión de la izquierda abertzale desde el final del franquismo. En plena Transición, cuando las dos ramas de entonces de ETA y sus incipientes partidos satélites se agruparon en la Koordinadora Abertzale Sozialista (KAS), ya reclamaban a los sucesivos Gobiernos la retirada de las policías estatales del País Vasco y Navarra como una de las exigencias para el cese del terrorismo. La izquierda abertzale no ha cejado desde entonces en ese objetivo. Y de ahí que un número altísimo de víctimas de ETA hayan sido justamente guardias civiles y policías nacionales.

Lo sucedido en Alsasua, además de extraordinariamente grave, no es en absoluto un hecho aislado. Ataques de este tipo se unen a toda una asfixiante estrategia de intimidación que siguen sufriendo de forma cotidiana muchos ciudadanos por el mero hecho de no abrazar las tesis independentistas.

Es cierto que ETA está derrotada y que, casi con absoluta seguridad, las acciones perpetradas directamente por la banda ya son cosa del pasado.

Desde que anunció el «cese definitivo de la actividad armada», han pasado cinco años sin sus execrables crímenes, y ese proceso parece por fortuna irreversible. Sin embargo, en el País Vasco y Navarra se mantiene un terrorismo de baja intensidad, jaleado por formaciones como Sortu, liderada por Arnaldo Otegi, presentes hoy en todas las instituciones.

Es ésta una realidad insoslayable, que impide una convivencia social plenamente normalizada y, más aún, que hace irrespirable la vida cotidiana del mismo sector de la población que durante más de cuatro décadas ha vivido con el miedo en el cuerpo por sentirse en la diana macabra de ETA.

Por ello es tan importante que la Justicia actúe con toda la fuerza de la ley ante este tipo de episodios. Pero también es necesaria una total concienciación ciudadana y que ningún partido político se ponga de perfil cuando se producen.

La postura equidistante que adoptaron PNV y Podemos tras la agresión terrorista de Alsasua volvió a reflejar cuán lejos estamos aún del día en que no haya una sola fisura en la lucha contra quienes tanto dolor han causado y siguen provocando.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído