Una vez que han pisado moqueta, Iglesias y sus cuates ya apuestan por los privilegios

El Congreso da vía libre para procesar a Homs y Podemos se alinea con la casta separatista

El apoyo del populismo a Homs, para que no responda ante la Justicia, refleja que comparte la causa separatista

El Congreso da vía libre para procesar a Homs y Podemos se alinea con la casta separatista
Francesc Homs (2i), con el diputado de Junts pel Sí Lluis LLach (i), el vicepresidente de la Generalitat , Oriol Junqueras; Puigdemont (4i); y el expresidente Artur Mas (5i). PD

Pablo Iglesias ofrece su apoyo al independentista Homs y reitera su defensa del referéndum en Cataluña

LA votación en el Congreso para autorizar el suplicatorio tramitado por el Tribunal Supremo para encausar al portavoz de la extinta Convergència, Francesc Homs, ha vuelto a retratar a Podemos como una extrema izquierda de salón y de cínicas maneras burguesas.

Podemos, que se jacta de ser el azote de la «casta» política, su corrupción y sus privilegios -incluido el aforamiento-, votó ayer contra ese suplicatorio. Por encima de los delitos que Homs pudo haber cometido al autorizar la consulta del 9-N de 2014, el partido de Iglesias se delata compartiendo la causa independentista y abusando de los aforamientos que desprecia.

Es muy paradójico que se solidarice con quien representa al partido por excelencia de la derecha burguesa catalana, y que además convirtió las comisiones del 3% en un rutinario modo de vida, al punto de mantener su sede embargada por los tribunales.

A Unidos Podemos se sumaron en defensa de Homs el PNV y ERC, entre otros, frente al voto favorable de PP, PSOE y C’s. Por tanto, el Supremo ya tiene autorización del Congreso para actuar penalmente contra Homs por desobediencia y prevaricación, lo que podría conllevar su inhabilitación para empleo o cargo público. El tono chulesco y el grado de desprecio que Homs demuestra por la ley, y por la autoridad del propio Supremo, resultaban ya inadmisibles (Iglesias ofrece su apoyo al independentista Homs y reitera su defensa del referéndum en Cataluña).

Solo hay una «causa política» en la disparatada mentalidad de unos chantajistas incapaces de asumir que el Estado de Derecho no permitirá que Cataluña se escinda de España. Allá ellos si su ceguera les impide respetar el criterio de la mayoría, cumplir con las normas y reconocer la supremacía de la Constitución.

Y allá ellos si, a la vez, esa ceguera les empuja a cometer delitos para presentarse como víctimas de una falsa represión política y judicial en España. Idéntico planteamiento cabe para la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, también citada ya como imputada por desobediencia en otro proceso similar.

Podemos ya no puede refugiarse en la falsaria ambivalencia de defender el derecho a decidir en unas ciudades a la vez que se opone al independentismo en otras. Su apoyo a Homs es el fiel reflejo de que comparte la causa separatista en busca de votos. Lo absurdo es que los residuos de Convergència caigan en una trampa tan burda y acojan con simpatía a Iglesias.

La desorientación de la nueva Convergència es absoluta. Ha arrojado todo su legado político por el sumidero del separatismo y encarna el rostro más abusivo de la corrupción política, sin siquiera darse cuenta de que, si sigue entregado al independentismo y al populismo neocomunista, dentro de poco solo le quedará esperar a que ERC, Podemos y la CUP lo dejen sin un voto.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído