ADIVINA QUIÉN FALTA EN LA FOTO

Los zarrapastrosos de Podemos son un reflejo de los verdugos chavistas de Venezuela

Tres años del encarcelamiento del líder opositor Leopoldo López

Los zarrapastrosos de Podemos son un reflejo de los verdugos chavistas de Venezuela
PP, PSOE y Ciudadanos piden en Madrid la libertad de los políticos presos en Venezuela, principalmente Leopoldo López. PD

Venezuela tiene un 82% de hogares en la pobreza

NO por previsible resultó este 18 de febrero de 2016 menos llamativa la ausencia de Podemos de la concentración organizada en Madrid para pedir la liberación de los presos políticos de Venezuela, en la que representantes del PP, PSOE y Ciudadanos enarbolaron la bandera de una democracia que el partido de Iglesias interpreta según el guión escrito por el régimen totalitario de Caracas.

Mejor acudir, como hizo el diputado Diego Cañamero, a la manifestación que, también en Madrid, exigía este sábado la libertad de «Alfon», activista radical condenado por el Supremo y encarcelado por portar explosivos (Iglesias y Errejón: de comerse los morros a no dirigirse siquiera la palabra).

Fortalecido como líder de Podemos tras la asamblea de Vistalegre II, Pablo Iglesias no solo ha ejecutado su plan maestro para eliminar cualquier rastro de disidencia de la cúpula de su partido, sino que ha impuesto una línea dura que pasa por ampliar el ruido de la calle, siempre, eso sí, que no sea para exigir libertades (El ‘matrimonio Ceaucescu’ condena al peor destierro a Íñigo Errejón).

De espaldas al clamor de los millones de venezolanos que piden justicia, los dirigentes de Podemos se encerraron ayer para completar una purga que, con la defenestración de Íñigo Errejón, demuestra las insuperables contradicciones y falacias de la formación morada.

El partido de la democracia asamblearia es hoy una férrea estructura vertical en donde el máximo líder ejerce un poder absoluto; el protagonismo de las bases ha sido sustituido por la tradicional pugna entre familias políticas en la que el enchufismo y el intercambio de cargos es norma, y la supuesta transversalidad ideológica que blandían inicialmente se ha materializado en un deleznable radicalismo de extrema izquierda. Podemos se ha quitado, definitivamente, la careta.

No es raro que sus líderes evitasen sumarse ayer a la protesta de repulsa al régimen de Maduro.

Fueron sus instructores y, hasta donde llegan, son hoy su más fiel reflejo.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído