LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

El País toma por idiotas a sus lectores: sacude a Maduro tres días después de dejarle escribir una infecta sábana

¿Por qué Antonio Caño, director del diario de PRISA, le concedió una tribuna al dictador bolivariano?

El País toma por idiotas a sus lectores: sacude a Maduro tres días después de dejarle escribir una infecta sábana
Antonio Caño y Nicolás Maduro. PD

Esperpento en El País. El 3 de mayo de 2018 muchos lectores del diario de PRISA tuvieron que ir a la portada para comprobar, en primer lugar, que no habían adquirido un ejemplar de El Mundo Today y, en segundo término, que era el ejemplar de ese 3 de mayo de 2018 y no del 28 de diciembre de 2017.

El rotativo que aún dirige Antonio Caño le daba bombo y platillo a Nicolás Maduro dejándole escribir una infecta tribuna. Y no una tribuna cualquiera. No, no. El dictador bolivariano dispone de una página íntegra, limpia de polvo y paja, para que pudiese expresar sus ideas y, sobre todo, para que diese lecciones de democracia a los sufridos lectores del diario.

El inicio del indigesto ‘ensayo’ de Maduro ya era toda una declaración de intenciones:

Nuestra democracia es distinta a todas. Porque todas las demás -en prácticamente todos los países del mundo- son democracias formadas por y para las élites. Son democracias donde lo justo es lo que les conviene a unos pocos. Son democracias clasistas, donde los muchos son vistos como más en cantidad, pero menos en calidad.

En Venezuela, no. En Venezuela, la democracia es para los muchos, y lo justo es lo que es bueno para toda la gente. Y como las necesidades de la gente cambian, se articulan y se renuevan, es que el nuestro es un proyecto revolucionario que está en permanente cambio.

Y así prácticamente todo el artículo. Vamos, que El País cumplía esa máxima tras la Junta de Accionistas de PRISA de volver a sus orígenes, es decir a dar pábulo a la izquierda.

Sin embargo, debe ser que en el diario global un día debe mandar Caño y otro Antonio, como si el director tuviera una doble personalidad y este 6 de mayo de 2018 le ‘regala’ a Maduro una sonora mano de leches en su editorial:

Venezuela se encamina hacia unas elecciones presidenciales adelantadas por Nicolás Maduro para el próximo 20 de mayo en un clima de destrucción institucional y crisis humanitaria de la que es únicamente responsable el régimen chavista. Para organismos e instituciones internacionales, además de para 15 Gobiernos latinoamericanos, la Unión Europea y Estados Unidos, estas elecciones no tienen la más mínima credibilidad. No existen garantías de transparencia ni de igualdad de condiciones. No hay seguridad alguna sobre el recuento y se producen mientras decenas de destacados opositores permanecen encarcelados o bajo arresto domiciliario. Se trata de unos comicios diseñados exclusivamente para perpetuar a Nicolás Maduro y la élite instalada en el poder por el chavismo.

Aclara que:

Pero esta votación es el perfecto ejemplo de lo que está sucediendo en Venezuela, un país hundido hasta límites inconcebibles hace pocos años. Mientras, sus gobernantes, en vez de asumir su responsabilidad, lo ponen como ejemplo ante el mundo en una continua huida dialéctica hacia adelante.

No hay prácticamente ningún aspecto de la vida cotidiana venezolana que no haya experimentado una drástica degradación bajo la gestión de Nicolás Maduro y su equipo. Por ejemplo, el notable aumento de la mortalidad femenina durante el parto y de la mortalidad infantil desmontan de forma inapelable los triunfalistas discursos del oficialismo sobre iniciativas en este campo. La falta de alimentos y productos básicos en un país en el que jamás hubo escasez no tiene más culpables que la ineptitud de unos gestores que actúan como si las palabras sirvieran para ocultar la realidad.

Y concluye:

Maduro repite insistentemente que a él lo único que le importa es la opinión del pueblo venezolano y que este podrá expresarse en las elecciones. Pero hay millones de sus compatriotas que no podrán hacerlo. La miseria, la persecución política o los niveles intolerables de delincuencia han hecho que millones de venezolanos se vean obligados a abandonar su país. Se trata de un verdadero éxodo.

La pregunta que cabe hacerse es la siguiente: ¿por qué, si tan despreciable les parece a los rectores de El País Nicolás Maduro, se le permitió tres días antes tener toda una página a su disposición? ¿Acaso creen que el lector es tonto?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído