LLEGO LA HORA DE QUE ESTE PSOE TAN ANTIESPAÑOL SE RETRATE

Los españoles se van a enterar del precio que pagará Pedro Sánchez a los que le han vendido su voto

Ahora es preciso que la oposición al Gobierno socialista haga lo conveniente para que los ciudadanos sepan LO QUE NOS HA CAÍDO ENCIMA

Los españoles se van a enterar del precio que pagará Pedro Sánchez a los que le han vendido su voto
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, felicita al recién investido presidente el socialista Pedro Sánchez, tras ganar en el Congreso de los Diputados la moción de censura presentada por el PSOE. EF

Llega a La Moncloa gracias a votos como los de los proetarras de Bildu, los separatistas pro-golpistas del PDECat y ERC o de los antisistema de Podemos

EN cuanto Pedro Sánchez prometa este 2 de junio de 2018 su cargo de presidente del Gobierno asumirá, sin dilaciones ni excusas, la responsabilidad de la dirección política de España.

Lo hará con su escasa fuerza parlamentaria -85 escaños-, porque los 180 escaños que obtuvo en la moción no la representan. Fueron votos solo para echar a Rajoy, no para apuntalar al PSOE. Por lo pronto, los nuevos socios de Sánchez ya han presentado sus vetos a la ley de presupuestos y Podemos, en particular, le pide que «por dignidad» no acepte las cuentas de Rajoy.

Esto sería lo coherente y el PP puede que valore en términos políticos qué hacer en el Senado con el proyecto de Presupuestos Generales para 2018. No se trata de planear una represalia, sino de responsabilizar al presidente Sánchez de las consecuencias de sus irresponsables decisiones, empezando por la de llegar a La Moncloa gracias a votos como los de los proetarras de Bildu, los separatistas pro-golpistas del PDECat y ERC o de los antisistema de Podemos.

Roza lo grotesco que la oposición censure a un gobierno y mantenga sus presupuestos, aún no aprobados.

No ha llegado aún al poder (lo hace hoy a las once) y la realidad ya le ha puesto a Sánchez ante el disparatado Frankenstein que ha formado, al que solo le une el odio visceral al PP y ese «cordón sanitario», de tufo antidemocrático, trazado ante los populares.

En estas páginas hemos sido críticos con la orientación política del Gobierno de Rajoy en materias sensibles para el proyecto de centro-derecha, pero el saldo global del expresidente de Gobierno es claramente muy favorable en la partida de la recuperación económica.

Una vez más la izquierda se apunta a la fiesta que luego arruina y no paga. Crecimiento, empleo, solvencia y seriedad son los signos distintivos de la marca España en los mercados internacionales y ante Europa, donde el modelo dejado por Rajoy encabeza el crecimiento entre las grandes economías del continente.

A cada uno, lo suyo. También se pudo hacer más y mejor en el conflicto separatista, pero lo que se hizo estuvo marcado por un deseo de moderación y consenso.

Ahora es preciso que la oposición al Gobierno socialista haga lo conveniente para que los ciudadanos sepan qué precio va a pagar Sánchez a los que le han vendido su voto. Pronto se verá, pero recordemos qué pasó cuando los socialistas de Rodríguez Zapatero pactaron en Cataluña con ERC y en Galicia con el BNG, mientas en el País Vasco negociaban el orden constitucional con ETA-Batasuna.

Por eso no hay que sorprenderse por la placidez con la que Sánchez aceptó los votos de Bildu y de ERC. El nuevo presidente calca los pasos de Zapatero, esos que dejaron el país en la ruina y abrieron la caja de los truenos.

Este mismo 1 de junio lo confirmó Margarita Robles: «Nuestro modelo es Zapatero».

Más que inquietante, insensato.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído