Pablo Iglesias y sus cuates

Los cínicos de Podemos: beben Coca-Cola y se forran con Amazon

Los cínicos de Podemos: beben Coca-Cola y se forran con Amazon
Iñigo Errejón, Pablo Iglesias y Ramón Espinar (PODEMOS). EP

La hipocresía es un principio fundacional de Podemos. Cada una de sus cruzadas contra las multinacionales acaban en ridículo.

El cinismo inherente a la formación populista desnuda la política de cartón piedra que fundamentan sus postulados. Ahora, pretenden hacer casus belli contra Amazon por la huelga de trabajadores que hay en la delegación española de la empresa fundada por Jeff Bezos.

Una huelga que, por otro lado, no es idílica, ni mucho menos, ya que los piquetes insultan a los empleados que no secundan los paros.

Sin embargo, la laxitud del apoyo podemita se demuestran cuando, a pesar de la teórica indignación, algunos de sus representantes más destacados mantienen a la venta sus libros en la mayor plataforma digital del mundo. Para hacer negocio, no están indignados.

Al igual que pasara con el boicot que trataron de perpetrar contra Coca-Cola, la práctica dista mucho de la teoría reivindicativa de los morados. Entonces, los senadores de Podemos atacaron sin tregua a la famosa marca de refrescos.

Siempre con la táctica de aprovechar cualquier contexto convulso para ganar votos a pesar de que no se crean lo que reclaman o, como se comprobó entonces, en realidad nos les importe absolutamente nada.

Así fue cuando, unos días después de las manifestaciones más viscerales, el inefable Ramón black Espinar -experto como pocos en la práctica del dislate- fue descubierto en el comedor del Senado con dos botellas de Coca-Cola sobre su bandeja. Eso es Podemos: cinismo, hipocresía y fatuidad.

Ahora, la repetición de la jugada tiene a Amazon como objetivo. De nuevo, el ridículo va a ser el resultado final del apoyo podemita basado en la mera pose dialéctica y de red social.

El cinismo constante desmonta cualquier viso de credibilidad. A pesar del ataque contra Amazon, ahí permanecen las obras escritas por el propio secretario general del partido, Pablo Iglesias, amén de las de Íñigo Errejón o la líder andaluza Teresa Rodríguez.

Cuando los representantes de Podemos acudan a hablar con los trabajadores para utilizarlos como meros reclamos de foto y telediario, éstos deberían preguntarles si su apoyo se base en acciones de verdad o en mera pirotecnia política. Mientras tanto, beben Coca-Cola y se forran con Amazon.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído