ANÁLISIS

Max Boot: «Las corrientes independentistas se dan en Occidente por puro aburrimiento»

Max Boot: "Las corrientes independentistas se dan en Occidente por puro aburrimiento"
Cataluña y el adoctrinamiento independentista en las escuelas catalanas. CT

¿Quieres experimentar la disonancia cognitiva? Intenta leer el Homenaje a Cataluña de George Orwell durante su visita a Cataluña. Eso es lo que hice a mediados de agosto de 2018.

Cuando Orwell estuvo en Barcelona en 1937, después de haber resultado herido la lucha contra los fascistas durante la Guerra Civil española, la ciudad se vio convulsionada por el conflicto entre anarquistas y comunistas.

«Las calles a plena luz del día estaban bastantes vacías. No pasaba nada, excepto algunos intercambios de balas desde barricadas y ventanas», escribió.

Hoy, en cambio, las calles están atestadas de peatones de aspecto próspero. La mayor emoción no la proporcionan los soldados, sino las estrellas del equipo de fútbol del FC Barcelona. Uno pensaría que los residentes de la ciudad están felices.

En cambio, muchas personas están tratando de impulsar la independencia de Catalunya, cuya capital es Barcelona. No importa que Cataluña haya sido parte de España desde que se fundó el estado moderno en el siglo XV. Debido a que tiene una cultura e idioma diferente, los activistas argumentan que debería ser un país propio.

El otoño pasado, los secesionistas organizaron un referéndum en el que señalaron que el 92 por ciento había apoyado la independencia.

El gobierno central de Madrid declaró ilegal el referéndum, suspendió el parlamento regional y puso en la cárcel a nueve líderes de la independencia acusados de sedición. Puedes ver carteles por toda Barcelona que exigen la «libertad para todos los prisioneros políticos y exiliados catalanes», como si España fuera un estado policial.

Lo que está sucediendo en Cataluña se está replicando, de una forma u otra, en todo el oeste del continente. Todos, desde sicilianos hasta escoceses, parecen querer autonomía o independencia.

Los británicos votaron para abandonar la Unión Europea, y la hostilidad hacia el superestado está aumentando en todo el continente. El crecimiento del nacionalismo y el tribalismo es evidente no solo entre las minorías, sino también, de forma incluso más amenazadora, entre los grupos mayoritarios.

El presidente Trump está aprovechando el nacionalismo blanco en Estados Unidos, Vladimir Putin en el nacionalismo ruso, Viktor Orban en el nacionalismo húngaro, Recep Tayyip Erdogan en el nacionalismo turco, Xi Jinping en el nacionalismo chino, y así sucesivamente.

Su técnica probada y verdadera es jugar con el miedo al «otro», ya sean mexicanos, musulmanes, kurdos, banqueros internacionales, la CIA u otros fanáticos.

Pensarías que la gente sería inmune a este tipo de miedo, dado que el mundo nunca antes ha sido más pacífico o próspero. La guerra interestatal está casi extinta, y las muertes por violencia se encuentran en el punto más bajo de la historia. En las sociedades prehistóricas, hubo hasta 1.000 muertes violentas por cada 100.000 personas.

En 2007, por el contrario, hubo solo 0.33 muertes violentas por cada 100.000 personas, según el economista de Oxford Max Roser (utilizando una medida diferente, el Banco Mundial registró 5.3 homicidios por cada 100.000 personas en 2015). Mientras tanto, el porcentaje de la población mundial que vive en la pobreza extrema ha disminuido del 94 por ciento en 1820 al 9.6 por ciento en 2015.

Por supuesto, no todos se han beneficiado por igual de estas tendencias. Algunas personas, como los mineros del carbón desempleados y los trabajadores siderúrgicos del Rust Belt, se han quedado atrás debido a la creciente prosperidad.

Algunos grupos, como los uigures y los kurdos, luchan contra la opresión. Pero llama la atención la medida en que se está produciendo tanta agitación nacionalista entre los occidentales.

Ahora tenemos líderes, como Trump y los seguidores del brexit en Gran Bretaña, que ponen en peligro los logros alcanzados arduamente en la era posterior a 1945 al abrazar el nacionalismo y cuestionar instituciones internacionales como la Unión Europea, la Organización Mundial del Comercio y la OTAN.

Para muchos políticos, este es un ejercicio cínico: fabrican agravios para justificar su ansia de poder. Pero, ¿por qué tanta gente normal y corriente está dispuesta a aceptarlo?

El historiador militar Michael Howard proporcionó al menos parte de la respuesta en un breve pero sabio libro publicado en el 2000, La invención de la paz. «La sociedad burguesa está aburrida. Hay algo en el orden racional que siempre dejará profundamente insatisfechos a algunas personas, especialmente a los jóvenes enérgicos.

Los movimientos militantes nacionalistas o los conspiradores radicales ofrecen salidas excelentes para el aburrimiento. En combinación, esa atracción puede resultar irresistible», indicó.

El aburrimiento con el largo período de paz posnapoleónica en Europa, junto al aumento del nacionalismo virulento, contribuyeron al estallido de la Primera Guerra Mundial.

El jefe del Estado Mayor alemán, el general Erich von Falkenhayn, escribió en 1912 que todas las potencias europeas sufrirían una «gran guerra europea» y los principales beneficiarios serían Estados Unidos y Japón. Pero agregó, con tono despreocupado, «para mí todo estará bien. Estoy muy cansado y extremadamente aburrido por esta vida de paz».

Dos guerras mundiales más tarde, los europeos y los estadounidenses no deseaban nada más que el regreso de la «vida perezosa en tiempos de paz».

Pero con el fallecimiento de la Generación Grandiosa y la Generación Silenciosa (aquellos, como John McCain, nacidos entre 1925 y 1945), parece que hemos olvidado cuán preciosas pueden ser la paz y la prosperidad, y cuán difícil de mantener. Me temo que Occidente puede estar sonámbulo en otra catástrofe por puro aburrimiento, tanto como cualquier otra cosa.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído