ANÁLISIS

Poder Judicial: La jeta de PSOE y Podemos y la dignidad de Ciudadanos

Poder Judicial: La jeta de PSOE y Podemos y la dignidad de Ciudadanos
Sánchez antes de ser presidente: “Mi compromiso es un CGPJ verdaderamente independiente del Gobierno”. EP

La mejor noticia en la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) es que su presidente va a ser Manuel Marchena. Un fiscal de gran prestigio y trayectoria jurídica que llevaba cuatro años presidiendo la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo. Él era la propuesta del PP y tras el acuerdo entre populares y socialistas alcanza el cenit de su exitosa carrera a los 59 años al pasar a presidir también el Tribunal Supremo.

No obstante, su elección supone que PSOE y Podemos tengan mayoría frente a los populares -11 a 9- tras la consumación del acuerdo.

A la hora de la verdad, los partidos que manejan España en la actualidad han olvidado sus promesas de una «justicia independiente» y han colocado a tantos magistrados afines como han sido capaces. No se podía esperar otra cosa. Los representantes de PSOE y Podemos no se cansan de decir una cosa y hacer la contraria en una demostración constante de falta de escrúpulos y coherencia.

Las promesas en este sentido del propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tienen tanta consistencia como los argumentos de su tesis fake: ninguna. Antes de convertirse en el jefe del Ejecutivo gracias a los votos de comunistas bolivarianos, independentistas catalanes, nacionalistas vascos y proetarras, escribía en Twitter: «Mi compromiso: regenerar la vida democrática es hacer un CGPJ verdaderamente independiente del Gobierno».

Esa voluntad manifestada en 2014 le duró el tiempo que tardó en llegar a La Moncloa. Sin embargo, aún más hipócrita resulta la postura de Podemos, quien hizo de la beligerancia extrema contra el CGPJ uno de los principales leitmotiv de su fatuo desempeño político.

Basta recordar las palabras de la diputada podemita Gloria Elizo, quien llegó a decir hace dos meses que el órgano de gobierno del Poder Judicial español «es historia negra de este país».

Una estulticia que ahora se les vuelve en contra como un bumerán, ya que no han dudado en exigir el nombramiento de hasta cuatro vocales en la renovación del Consejo General del Poder Judicial.

De hecho, la jueza Victoria Rosell, diputada de Podemos entre enero y mayo de 2016 en el Congreso, será vocal en el nuevo CGPJ cuando siempre ha sostenido que «no puede regirse por cuotas de poder».

En ese sentido, cabe destacar la acertada crítica del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, quien ha señalado que «esto no es un supermercado». No debería de serlo, efectivamente, pero para ello los partidos políticos deberían comprometerse con la independencia judicial más allá de los mítines.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído