ANÁLISIS

¿Quo vadis Albert Rivera y dónde llevas a Ciudadanos?

¿Quo vadis Albert Rivera y dónde llevas a Ciudadanos?
Albert Rivera (CIUDADANOS), carga contra el claudicante Pedro Sánchez. EF

Resultan desconcertantes los últimos movimientos de Ciudadanos en el ámbito de las fuerzas constitucionalistas y su esfuerzo por apoyar la causa de la unidad de España y el Estado Derecho que emana de la Constitución (¡Qué cínico eres, Rivera! El líder de Ciudadanos le exige elecciones a Sánchez al tiempo que le desbloquea los Presupuestos).

En apenas 24 horas, el partido de Albert Rivera ha considerado «innecesarias» las medidas propuestas por el PP para evitar la propaganda de los golpistas catalanes en el espacio público, y ha eludido asistir personalmente a la reunión convocada por Casado para que las fuerzas constitucionalistas de la oposición (el PSOE de Sánchez, desgraciadamente está en otra cosa, como quedó demostrado en Alsasua) hagan frente común en esta tarea (Albert Rivera pega la espantada y Cs deja solo al PP, lo que facilitará a Sánchez aprobar sus Presupuestos).

Se equivoca Rivera. En estos momentos en que los socialistas, desde el Gobierno, parecen entregados a la comprensión y el arropo de los independentistas, Ciudadanos debería hacer visible la responsabilidad que pregona, acompañando con firmeza y sin peros las iniciativas que, al margen de su origen, sirvan para marcar una barrera de contención a la protección que Sánchez está dispensando a quienes le auparon a La Moncloa con el objetivo de tener más fácil su misión de romper España ().

En política no hay nada más estéril que un ataque de celos. No hace tanto que el propio Rivera se retrataba acompañando a un grupo de ciudadanos que retiraban lazos amarillos de las calles en Barcelona.

Fotos en aluvión entonces. De ahí, hemos pasado a considerar «innecesario» que el Congreso blinde por ley la neutralidad del espacio público (aunque finalmente apoye la tramitación) y a no acudir a las reuniones.

Solo por el hecho de que sean propuestas del PP, Rivera no debiera mostrar esa tibieza. Y al tachar las iniciativas de Casado de «electoralistas», el líder de Cs viene a confesar que él sí parece estar pensando en las urnas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído