LAS COSAS DEL GOBIERNO SOCIALISTA Y SUS AMIGOS

El caradura Pedro Sánchez intentará ahora envolverse en la bandera de España

El caradura Pedro Sánchez intentará ahora envolverse en la bandera de España
Quim Torra y Pedro Sánchez. EP

LA tentación de Pedro Sánchez por envolverse ahora en la bandera de España tras haber incurrido en meses de cesiones al separatismo resulta ahora inevitable (Pedro Sánchez se acuesta con golpistas catalanes y golpeado se levanta).

Es la primera lección que ha aprendido del castigo de las elecciones andaluzas. Su política de «apaciguamiento» ha fracasado, y solo él es responsable de dar munición al secesionismo incondicionalmente (La invitación del exalcalde de Caracas que desvela la hipocresía de Pedro Sánchez).

Pensar que amansar a Torra con un buenismo comprensivo iba a dar resultado es de una ingenuidad pasmosa, y su invocación a la «vía eslovena» ha sido el colmo de un chantaje al que Sánchez debe dejar de someterse aplicando el artículo 155, y no planteando soluciones irrelevantes (Sánchez, menos envolverte en la bandera española y quítate a tus socios golpistas convocando elecciones).

El Gobierno tiene razón cuando tilda a Torra de «iluminado», pero se da cuenta tarde y mal porque ha contribuido irresponsablemente a esa «iluminación» desoyendo a todos aquellos que advertían de que nada se puede dialogar con quien pretende imponer la ruptura de España (El socialista Sánchez se gasta 120.000 € del dinero público en comprar chilabas para los ilegales que entran en Melilla).

Este Gobierno ha desautorizado el 155, ha ofrecido a Torra «una votación», ha pactado con el separatismo una moción de censura, ha tratado de coaccionar al Tribunal Supremo, ha planteado futuros indultos para los golpistas y ha humillado a la democracia.

Bien está que por fin La Moncloa airee el 155 y proponga intervenir con contundencia en Cataluña. Pero no como un ejercicio de mercadotecnia ególatra «marca Sánchez» para recuperar votos, sino como obligación para restaurar la legalidad. Bastante precio está pagando España con la demencial deriva de este secesionismo ciego y con el giratorio oportunismo de Sánchez.

Y si «Torra no está legitimado» para ejercer función pública alguna, como sostuvo ayer Margarita Robles, solo cabe preguntarse por qué Sánchez no renuncia a sus socios de moción y convoca elecciones. Lo demás es impostura.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído