Cristiano Brown -UPYD-: «La Convención del PP no convence»

Cristiano Brown -UPYD-: "La Convención del PP no convence"
Cristiano Brown UPYD

El pasado fin de semana los dirigentes populares se encerraron en IFEMA (Madrid) con el objetivo de rearmarse ideológicamente. Sin embargo, el resultado de dicho evento, visto desde fuera, aleja muchísimo al Partido Popular de esa alternativa que pretende englobar a todo lo que esté a la derecha del PSOE. De hecho, la imagen final es de un partido desesperado por abrirse un espacio entre la presión ejercida por Ciudadanos y VOX.

Si tuviéramos que analizar los aspectos positivos de la Convención, destacaría que han copado bastantes minutos de televisión y además han logrado subir la moral de parte de la tropa que ve en Casado a un verdadero líder político para el PP. Este último aspecto viene bien para encarar los meses que tenemos por delante pero puede resultar un arma de doble filo. La autocomplacencia de los populares les impide ver la realidad y posiblemente cuando se den cuenta será demasiado tarde.

La realidad del PP vista desde fuera es muy distinta al entusiasmo con que algunos salieron del conclave de este fin de semana. La mayoría de la ciudadanía lo que ve es a un Partido Popular que enarbola a José María Aznar como símbolo ideológico y todos, hasta la persona que menos informada de política, sabemos que un importante número de ministros del expresidente están ahora en la cárcel por corrupción. Aznar claramente resta votos, primero por ser el máximo responsable de la corrupción del Partido Popular y segundo porque lleva años desligado de la realidad con manifestaciones un tanto estrambóticas.

La verdad que es un tanto irónico que Rajoy saliera de La Moncloa por la herencia recibida de su predecesor al frente de la presidencia del PP, y sin embargo, sea Aznar el más laureado y aplaudido por los propios. Esto es una clara muestra de que los populares están dispuestos a agarrarse un clavo ardiendo con tal de encontrar un rumbo para el pésimo futuro electoral que les espera. De hecho, intentan autoconvencerse de que el modelo andaluz no es tan malo, pues con los peores resultados de su historia les permite gobernar. No obstante, esto es pan para hoy y hambre para mañana, pues pronto igual ni si quiera son la fuerza más votada del centro derecha y eso podría ser un sisma importantísimo dentro del partido con consecuencias inimaginables.

El PP ahora mismo está en tierra de nadie. VOX consigue encandilar a la derecha y encima puede presumir de catalizador de las políticas que los populares habían dejado de lado. Ciudadanos con muy poco esfuerzo, ha logrado la imagen de moderación que siempre buscó y posicionarse en el centro político. El Partido Popular está acorralado por no tener vías para crecer. VOX crece porque está de moda y Ciudadanos crece por los descontentos del PSOE y por la parte moderada del PP. ¿Quién entonces votará a Casado?

En fin, si el futuro del PP ya estaba complicado, los nombramientos de los candidatos de Madrid terminó de rematar la faena. Una vez más, hemos podido comprobar como es más importante colocar a los afines, a los amigos, en vez de buscar la experiencia en la gestión y a los mejores preparados para representar a los ciudadanos. Al final lo que vemos desde fuera es que las guerras internas en Génova acaban de empezar. Por ahora los aznaristas se ven fuertes, pero habrá que ver cómo reaccionan si los resultados electorales no les acompañan. En fin, este último fin de semana, Casado solo convenció a los que ya tenía convencidos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído