ANALISIS

Coalición de golpistas, zarrapastrosos y miserables en la proetarra Alsasua

Coalición de golpistas, zarrapastrosos y miserables en la proetarra Alsasua

SI una imagen vale más que mil palabras, la de esteladas junto a ikurriñas en la manifestación de apoyo a los matones filoetarras de Alsasua lo dice todo.

Es la conjunción, sin tapujos, ni eufemismos, más tóxica que ha conocido la democracia española: la del nacionalismo con la violencia. La realimentación entre uno y otra ha sido una constante en los cuarenta años de régimen constitucional, con un evidente círculo cerrado de beneficio entre el chantaje violento y los éxitos nacionalistas.

El objetivo siempre ha sido debilitar al Estado lo suficiente para que acabara cediendo a las demandas secesionistas, fueran estas del País Vasco o en Cataluña.

Un buen ejercicio para desmemoriados es recordar los pactos de Carod Rovira con ETA para que no atentara en Cataluña mientras el Gobierno catalán presidido por el socialista Maragall atizaba el fuego con una propuesta de Estatuto confederal, origen del incendio actual de la crisis catalana.

Esa fotografía de la coalición de la violencia con el nacionalismo es aún más infame porque no encuentra el castigo del repudio que merece.

Al PSOE no le gusta que se le recuerde que Pedro Sánchez es presidente de Gobierno con los votos de Bildu y del separatismo golpista que está sentado en el banquillo del TS.

Pero así se está escribiendo la biografía política de Sánchez. La imagen de Alsasua muestra la dramática realidad de que en España la izquierda que debería ser nacional y española -el PSOE- ha legitimado a fuerzas cuya razón de ser es privar a España de estabilidad y concordia.

Cuando la vicepresidenta Carmen Calvo pone en la misma balanza a separatistas y «separadores» contribuye decididamente a la confusión moral de la sociedad española, porque es una infamia equiparar a golpistas con el PP o con Cs.

Hay motivos para preocuparse, porque los que se manifestaron en Alsasua ven de nuevo en Sánchez una oportunidad.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído