LAS MEMECES DEL INDEPENDETISMO EN CATALUÑA

El xenófobo Torra se tiene que escapar ya a Waterloo a comer mejillones con el prófugo Puigdemont

El xenófobo Torra se tiene que escapar ya a Waterloo a comer mejillones con el prófugo Puigdemont
Carles Puigdemont y Quim Torra. EP

LA autodestrucción del independentismo catalán vivió este 4 de abril de 2019 un episodio más con la renuncia expresa de la CUP a seguir sosteniendo artificialmente a Joaquim Torra (Los golpistas del Parlamento catalán enloquecen y montan un gallinero cortándole el micro a Arrimadas).

Ya no se trata de que ERC y el PdeCat tengan estrategias discrepantes, o de que Puigdemont haya hecho añicos a su propio partido teledirigiendo una fractura desde Bélgica (Hasta en el programa de Risto se llevan las manos a la cabeza con la burrada de Talegón: la ‘indepe’ asegura en directo que Toni Albà no llamó puta a Arrimadas).

Se trata de que los extremistas de la CUP pretenden dar el golpe de gracia a la legislatura más aciaga conocida por Cataluña en democracia.

Este jueves, al ausentarse de una votación clave, la CUP permitió que prosperase una iniciativa del PSC, secundada por Ciudadanos, Comunes y PP, para que Torra tenga que someterse a una cuestión de confianza o, en su defecto, disuelva el Parlament y convoque elecciones.

Es el síntoma más evidente de la putrefacción política e institucional en que se ha instalado Cataluña de la mano de una Generalitat insolvente e irresponsable. De facto, el Parlamento catalán está cerrado.

No hay debates, y cuando los hay son para despreciar a la oposición o para retirar la palabra de modo abusivo y autoritario a los partidos no independentistas.

Tampoco se aprueban leyes, y la Generalitat malvive en la bancarrota exigiendo dinero al Gobierno central de modo recurrente para poder abonar sus nóminas.

Torra, como antes lo hicieron Puigdemont y Artur Mas, ha obligado a los catalanes a vivir en un bucle de imposible salida en la confianza de que Pedro Sánchez termine dándoles la razón con un referéndum para conseguir la autodeterminación.

Torra está siendo investigado por la Fiscalía por desobedecer a la Junta Electoral Central y es la marioneta de un prófugo de la Justicia. Su única obligación moral es dimitir por el daño hecho a los catalanes.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído