AL POCO DE PISAR ESPAÑA FUE INTERNADO

La infancia del Rey: recibe a dos guardias civiles encargados de su protección en ‘Las Jarillas’

Don Juan Carlos situó su paso por Las Jarillas cuando tenía 8 años, aunque en realidad llegó a esa finca situada a las afueras de Madrid con 10 años

La infancia del Rey: recibe a dos guardias civiles encargados de su protección en 'Las Jarillas'
El Rey recibe a los dos militares retirados. Casa Real.

Uno de ellos le mandó una carta estas Navidades: "Le necesitamos, Majestad, no se vaya", escribió el nonagenario militar

El Rey ha recibido en audiencia a los guardias civiles retirados José Velasco García y Antonio Jodrá, encargados de la protección del internado de ‘Las Jarillas’, primer colegio en España en el que estudió Don Juan Carlos cuando apenas tenía 11 años.

Este encuentro se produce fruto de una carta que Velasco escribió al Rey estas Navidades, en la que le deseaba una pronta recuperación. «Le necesitamos, Majestad, no se vaya», escribió el nonagenario militar.

«Me encantó la carta», les ha dicho el Rey a ambos en el Palacio de La Zarzuela, aunque ha reconocido que no se acordaba quién de los dos era el que le había escrito. Don Juan Carlos también situó su paso por Las Jarillas cuando tenía 8 años, según ha dicho al pool limitado de medios que pudo tomar imágenes al inicio de la audiencia, aunque en realidad llegó a esa finca situada a las afueras de Madrid con 10 años.

«Tú estás con bastón. Yo todavía no he llegado», le ha dicho Don Juan Carlos cuando ha visto aparecer a Velasco caminando con un apoyo. A Jodrá, que le ha preguntado cómo se encontraba, le ha contestado: «Mucho mejor».

POR PRIMERA VEZ EN ESPAÑA EN 1948

El Rey pisó por vez primera España en noviembre de 1948, fruto del pacto a que llegaron, a pesar de su enfrentamiento, Franco y Don Juan para que el Príncipe Juan Carlos iniciara los estudios de Bachillerato en la finca de las Jarillas, junto a un selecto y reducido grupo de otros ocho estudiantes.

Pero un discurso de Franco en mayo de 1949 en el que aseguraba que sólo abandonaría el poder por «agotamiento o muerto» terminó con el internamiento de Juanito en Las Jarillas, por decisión de su padre.

El conde de Barcelona accedería a que su hijo regresara a España para el curso 1949-1950 después de que el hermano de Don Juan, Don Jaime, recuperara los derechos dinásticos a los que le forzaron a renunciar por su condición de sordomudo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído