JUEGO DE TRILEROS EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

El PSOE manipula un boletín oficial por endosar un chanchullo a Arias Cañete

La portavoz del Grupo Socialista, Soraya Rodríguez, tiró de esa cínica máxima periodística según la cual 'que la realidad no te estropee un titular'

Soraya Rodríguez se ha visto golpeada por el mismo bumerán que lanzó a la cabeza de Miguel Arias Cañete durante su choque en la sesión de control al Gobierno con Soraya Sáenz de Santamaría.

La portavoz del Grupo Socialista se resistió a dejar pasar una oportunidad para zaherir y restar legitimidad al candidato del PP a las europeas acusándolo de haber usado su condición de ministro para lograr adjudicaciones de la Administración Pública a empresas vinculadas con su persona.

Los argumentos de Rodríguez se resumían en una copia del Boletín Oficial de la provincia de Las Palmas que el PSOE repartió a los medios de comunicación.

Éste recogía una adjudicación de suministro de gasóleo para las instalaciones del Instituto Insular de Deportes de Gran Canaria a la empresa Petrologis Canarias, en la que tenía participación Arias Cañete.

En su rifirrafe con la vicepresidenta, la portavoz parlamentaria socialista preguntó en voz alta:

«¿Por qué ha mentido de forma clara el señor Cañete al decir que las empresas de las que era presidente siendo diputado y ministro no tenían ningún contrato con la administración pública? Mire, señora vicepresidenta, yo ya he encontrado uno. Petrologis Canarias. Boletín Oficial. Contrato con el Cabildo de Gran Canaria. Mentirosos. Un Gobierno de mentirosos».

La afirmación de Soraya Rodríguez fue sorprendente porque la adjudicación tiene fecha del 21 de septiembre de 2011.

El Gobierno de la nación estaba aún en manos de José Luis Rodríguez Zapatero y, por tanto, Arias Cañete no ocupaba ninguna cartera.

Es más, llevaba 7 años fuera del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y no volvió hasta el 22 de diciembre de 2011.

Pero eso no fue óbice para que la dirigente socialista, ajena a su borrón, siguiera jugando a la confusión y presentándolo como un «lobbista privilegiado que de vez en cuando se pasaba por el Consejo de Ministros».

«Señora vicepresidenta tiene usted que explicar si el señor Arias Cañete se ha inhibido de decisiones del Consejo de Ministros que afectaban a sus negocios privados».

La labor de la oposición pasa por controlar al poder Ejecutivo, es lo normal en el juego político democrático. Pero Soraya Rodríguez pretendió acomodar la realidad a intereses partidistas.

En suma, nada nuevo bajo el Sol, las malas artes siempre vuelven en periodo electoral.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído