Hablar por hablar

Una indiscreción de Celia Villalobos causa un lío entre Posada y García Escudero

El afán de la vicepresidenta del Congreso por ser el perejil de todas las salsas, incluida la monárquica, le ha llevado a protagonizar uno de los episodios más surrealistas de la semana

Una indiscreción de Celia Villalobos causa un lío entre Posada y García Escudero
Villalobos, Posada y García Escudero. CG

Cuántos políticos hay a quienes se les va la lengua. ¿Incontinencia verbal? Eso es. Y en muchos casos el síndrome adquiere niveles preocupantes.

Estos días, por ejemplo, la palma del atrevimiento se la ha llevado la vicepresidenta del Congreso, Celia Villalobos. Por cierto, habitual comedura de coco de sus compañeros de filas.

Si nos remitimos a la historia reciente, podría recordarse su soledad a la hora de colocarse en contra del barón gallego del PP, Alberto Núñez Feijóo, favorable a una profunda autocrítica ante el batacazo de las europeas.

¿Recuerdan su «coloquial» parloteo sobre su chófer y escoltas por tardar demasiado en recogerla? Sin desperdicio cuando en plena calle, en las puertas de la Cámara Baja, delante de las cámaras de televisión, comenzó a vociferar:

«Joder! ¡Vamooos, Manolooo! ¡No son más tontos porque no se entrenan!».

Ese «descuido» de la esposa de Pedro Arriola, sociólogo de cabecera de Mariano Rajoy, curiosamente fue tan «oportuno» que se produjo coincidiendo con el debate sobre los desplazamientos de los diputados y el posible recorte de coche oficiales para obligarles a trasladarse en taxi o en transporte privado.

Pues bien: de nuevo ha vuelto a hablar de más Doña Celia. Y esta vez a quien ha metido en un lío ha sido a su jefe, Jesús Posada.

La reunión del martes de la Mesa del Congreso para dar trámite a la ley orgánica de abdicación del Rey Juan Carlos sirvió a Villalobos para declarar en los pasillos que la proclamación del Príncipe como Felipe VI sería el próximo 18 de junio.

Celia Villalobos, claro, animó la tarde a los plumillas que pululan por la Cámara Baja en busca de informaciones que poner negro sobre blanco. Pero maldita la gracia que le hizo a Posada, tan meticuloso en las formas.

Y menos aún al presidente del Senado, Pío García Escudero, que se enfadó mucho -y con razón- cuando se enteró por la prensa de que en el Congreso ya se estaba dando una fecha en la que la Cámara Alta no había tenido arte ni parte. Vamos, que ni le habían consultado siquiera.

La reacción del presidente del Congreso de los Diputados fue inmediata. El calendario debe tener en cuenta los deseos de la Casa Real, avisó Jesús Posada, quien se resistió a asegurar que el arranque del reinado de Don Felipe fuera a ser exactamente el 18, sino «a partir del 18».

Poco más podía hacer. Eso, tragar saliva y pedir disculpas a La Zarzuela, donde se creyó que las prisas de Celia Villalobos se debían esta vez a las ganas del PP y del Gobierno por cerrar sin dilaciones la coronación una vez superado el trámite parlamentario de la abdicación.

En el complejo del monte de El Pardo, sin embargo, se prefería esperar (por simbolismo, seguramente) al día de San Juan, 24 de junio, para que fuese proclamado Rey Felipe VI. A fin de cuentas, vacío de poder nunca habrá porque la Constitución prevé que en cuanto abdique el Rey, inmediatamente entrará a ejercer la Regencia el Príncipe heredero.

Finalmente, ni para ti ni para mí: a última hora de la tarde se confirmó que la proclamación será el jueves 19 de junio, festividad del Corpus Christi.

 

MARCAS

TODAS LAS OFERTAS DE TU MARCA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas online de tu marca favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Martín Beaumont

Antonio Martín Beaumont, politólogo y periodista, es el actual director de ESDiario.com.

Lo más leído