LA ESQUIVÓ

Don Felipe solventa con oficio una encerrona con la imputada Castedo

El Rey, muy crítico con la corrupción política, salió airoso del compromiso en el que le metieron al inaugurar un congreso del que la polémica alcaldesa de Alicante era anfitriona

Don Felipe solventa con oficio una encerrona con la imputada Castedo
El Rey no pudo evitar la incómoda foto con la alcaldesa de Alicante Captura

Menuda encerrona le prepararon este lunes al Rey, tan crítico con la corrupción que hace diez días recordó a la clase política en su discurso en los Premios Príncipe de Asturias: «La sociedad necesita referencias morales a las que admirar y respetar; principios éticos que reconocer y observar; valores cívicos que preservar y fomentar».

Felipe VI acudió a Alicante con motivo del XVII Congreso Nacional de la Empresa Familiar, un cónclave que tradicionalmente inaugura algún representante de la Casa Real. El año pasado fue él mismo, entonces como Príncipe de Asturias.

Allí tuvo el monarca que lidiar con la presencia de la polémica alcaldesa de la ciudad, Sonia Castedo, imputada por partida doble en los casos Brugal y Rabasa. Y, a pesar de ello, aún en el cargo. De hecho la semana pasada el presidente del PP valenciano, Alberto Fabra, descartó una moción de censura en su contra, aunque otra cosa será que pueda volver a presentarse.

Castedo recibió a Don Felipe a las puertas del Auditorio provincial. El Rey, incómodo con su presencia y de forma educada hizo todo lo posible por evitar una foto con la doblemente imputada. Pero sus esfuerzos fueron en vano: la imagen de ambos en la misma instantánea dio la vuelta a las redes sociales y a los medios de comunicación. Ella sonreía como si no pasara nada mientras se especulaba con si le había estrechado la mano o no… en la foto, eso sí que no se ve.

Acto seguido el jefe del Estado entró en el recinto para pronunciar un discurso en el que elogió a las empresas familiares porque «ofrecen una mayor estabilidad en el empleo, su cultura está asociada a una actitud o a un comportamiento emprendedor, tienen menores niveles de deuda y menores ratios de quiebra e, igualmente, cuentan con un mayor número de mujeres en todos sus ámbitos, incluidos los consejos de administración».

Este lunes pasó por el trago de compartir acto con Castedo Felipe VI y el martes lo hará Mariano Rajoy. El propio Fabra reconoció días atrás que ambas serían situaciones «incómodas». No obstante el presidente de los populares valencianos no ha hecho nada por evitarlas.

Ni por aplicar el mismo rasero que, por ejemplo, ha aplicado Esperanza Aguirre en Madrid, donde ya no queda ni un alcalde imputado en la Operación Púnica en el cargo. El último en dimitir, este mismo lunes, ha sido el de Collado Villalba, Agustín Juárez.

SIGA LEYENDO EN EL SEMANAL DIGITAL

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído