El PP retira su candidato y el socialista Patxi López se convierte en presidente de la Cámara

Pablo Iglesias: «PP, Ciudadanos y PSOE han acordado repartirse la mesa del Congreso; los 3 del búnker comienzan a cabalgar»

La petición de Podemos de tener cuatro grupos diferenciados en el Parlamento impide, de momento, que el partido de Pablo Iglesias se sume al acuerdo

Pablo Iglesias: "PP, Ciudadanos y PSOE han acordado repartirse la mesa del Congreso; los 3 del búnker comienzan a cabalgar"
Patxi López. EP

El PSOE y Ciudadanos han alcanzado este 12 de enero de 2016 un acuerdo para que Patxi López sea presidente del Congreso, un pacto al que se sumará después el PP.

«Aún no hay acuerdo cerrado, la vicepresidencia primera sería para el PP», ha confirmado Mariano Rajoy ante la Junta Directiva Nacional de su partido.

De esta forma, los conservadores hacen un gesto con el objetivo de demostrar que sabe ceder, y así facilitar la negociación de la investidura del nuevo presidente del gobierno.

Esta decisión de Rajoy supondría la renuncia popular a presidir el Congreso, aunque tendrán un puesto más que el resto de los cuatro partidos principales.

Por primera vez, en la democracia la Cámara sería presidida por alguien que no pertenece al grupo mayoritario. No obstante, el pacto aún no está cerrado.

En cualquier caso, Sánchez -que ha optado por anunciar solo el pacto con Ciudadanos y no con Rajoy- asegura que no lo ve vinculante con un futuro pacto de investidura. Por su parte, Albert Rivera ha subrayado el papel de la formación naranja como bisagra: «Es el primer gran pacto de la legislatura».

Los socialistas, que han intentado que Podemos se incorporara al acuerdo, aseguran que ha sido «imposible». A pesar de haber mantenido contactos con Pablo Iglesias, Pedro Sánchez no ha podido llegar a un acuerdo con la formación morada ante su exigencia de tener cuatro grupos en la Cámara Baja, algo que los socialistas no consideraban posible.


La decisión, sin embargo, podría ser reconsiderada aún, pero no parece sencillo, a la luz de las primeras reacciones moradas.

 

Por otro lado, Pío García-Escudero (PP) repetirá como presidente del Senado. La mayoría de la Mesa del Congreso, clave

Mayoría clave para Cataluña

El PP obtendría tres puestos en la Mesa del Congreso, y PSOE, Ciudadanos y Podemos otros dos.

De esta forma, la suma de PP y los de Rivera, con cinco puestos, tendría la mayoría de la Mesa, órgano que establece el orden del día de los debates y clave para evitar algunas iniciativas, como las provenientes del soberanismo catalán.

El PSOE intentó sin éxito que el PP cediera uno al PNV.

Así las cosas, el PP se quedaría con tres puestos: dos Vicepresidencias y una Secretaría. La Vicepresidencia Primera sería, de nuevo para la exministra Celia Villalobos, quien ya ocupó este puesto en la anterior legislatura y sería su tercer mandato en el órgano rector de la institución.

De su lado, la exalcaldesa de Ciudad Real, Rosa Romero, ocuparía la Vicepresidencia Tercera, estrenándose en estas lides, y también debutaría en la Mesa, como secretaria primera la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho.

Por su parte, el socialista Patxi López ocuparía la Presidencia de la Cámara y la presidenta del PSOE, la andaluza Micaela Navarro, que vuelve al Congreso después de once años, tendría la Vicepresidencia segunda.

Quien quedaría fuera de la Mesa sería la diputada gallega Pilar Cancela, a quien el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, había señalado inicialmente para ocupar una de las secretarías.

La Mesa se completaría con dos miembros de Podemos (Vicepresidencia y Secretaría cuartas). Podemos ha decidido ceder a la candidatura catalana de confluencia En Comú Podem uno de los dos puestos.

Y las dos secretarías restantes (la segunda y la tercera) quedarían en manos de Ciudadanos, que contará con el apoyo del PSOE para poder situar en la primera al asturiano Ignacio Prendes -exdirigente de UPyD- y a Patricia Reyes, que concurrió la quinta en la lista por Madrid.

¿Vinculado a La Moncloa?

Sánchez ha defendido que los votantes de estos dos partidos quieren que se entiendan y ha garantizado que va a «hacer lo indecible» para que se permita ese entendimiento y España pueda tener «un gobierno progresista dentro de poco».

El líder de los socialistas ha apuntado que, en esta negociación, lo «más fácil hubiese sido atender al requerimiento inicial del PP» y haber llegado a un acuerdo con este partido.

Pero esto, ha dicho, no hubiera permitido la «pluralidad que ahora mismo hay en la Mesa del Congreso».

«Renunciamos a eso y abrimos al diálogo y la negociación con Podemos y con Ciudadanos», ha dicho, antes de volver a lamentar que «desgraciadamente» no haya sido posible cerrarlo con Podemos, algo que ha atribuido a las «contradicciones internas» del partido morado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído