Pedro Sánchez comienza a hacer concesiones a los que quieren romper España

El PSOE presta cuatro senadores a los independentistas de ERC y CDC para darles grupo propio

El líder del PSOE 'pavimenta' el camino para que voten a su favor como presidente los independentistas catalanes y vascos

El PSOE presta cuatro senadores a los independentistas de ERC y CDC para darles grupo propio
Pedro Sánchez y César Luena.

Pedro Sánchez busca el apoyo de los partidos que promovieron la declaración de independencia para ser presidente del Gobierno

Pedro Sánchez está que lo tira. Obsesionado por meterse en La Moncloa como sea, lanza requiebros a Podemos, se humilla ante Pablo Iglesias y hace concesiones a los que quieren romper España.

En su campaña ‘Pedro for President’  ya ha iniciado su maniobra de aproximación para que los independentistas de ERC y Democracia y Libertad (la nueva coalición de Artur Mas) le ayuden a convertirse en presidente del Gobierno.

Los dos grupos que han promovido la declaración de independencia de Cataluña podrán contar con grupo parlamentario propio en la Cámara Alta, gracias a que el PSOE les prestará cuatro de sus senadores.

De este modo, los independentistas podrán burlar el reglamente del Senado, que exige tener un mínimo de diez senadores para poder formar Grupo Parlamentario. ERC y DyL sólo obtuvieron ocho en las elecciones generales del 20D.

El ex presidente del Govern balear Francesc Antich y el ex portavoz adjunto de los socialistas en el Ayuntamiento de Castellón, Josep Lluís Grau, son los dos senadores que el PSOE ha prestado para que ERC constituya su Grupo Parlamentario. Horas después de cumplimentar este trámite, Antich y Grau abandonarán el grupo republicano para incorporarse al del PSOE.

Por su parte, los convergentes de Democracia y Libertad también podrán tener grupo propio gracias al apoyo de otros dos senadores prestados por el PSOE: Ricardo Varela (elegido por Lugo) y Miguel Ángel González Vega (elegido por Cantabria).

Los avergonzados miembros del PSOE en el Senado tratan de cubrirse el trasero y se poonen ya la venda antes de la herida diciendo que no hay que buscar «segundas lecturas» a este gesto:

«Se trata de una práctica habitual de cortesía parlamentaria, que permitirá visualizar la pluralidad y el carácter del Senado como Cámara territorial. En anteriores legislaturas, el PP ha hecho lo mismo para facilitar que el PNV y CiU tuvieran grupo propio».

Reproches al rey Felipe VI

Aunque las circunstancias son hoy muy distintas. Tanto ERC como los convergentes de Artur Mas han proclamado en el Parlament su voluntad de desobedecer a los tribunales españoles y quebrar la Constitución con una declaración unilateral de independencia, para crear la República catalana en un plazo máximo de 18 meses.

Pese a ello, el socialista Pedro Sánchez ha multiplicado durante las últimas horas los guiños a los independentistas catalanes, consciente de que necesitará su apoyo -o en el peor de los casos, su abstención- para ser elegido presidente del Gobierno.

Sánchez ha criticado la decisión del rey Felipe VI de negarse a recibir a la presidenta del Parlament catalán, Carme Forcadell, que ha sido una de las promotoras de la declaración de independencia.

Tras las elecciones del 27S, Forcadell asumió su cargo al frente de la Cámara autonómica al grito de: «¡Viva la República catalana!».

Del mismo modo, Pedro Sánchez ha restado trascendencia al hecho de que el nuevo presidente de la Generalitat, Carlos Puigdemont, se haya negado a jurar lealtad al Rey y a la Constitución. En su lugar, prometió cumplir las obligaciones de su cargo «con lealtad a la voluntad del pueblo de Cataluña».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído