El líder del PSOE ha transigido con posturas humillantes de Podemos

Pedro Sánchez sustituirá a Mariano Rajoy en La Moncloa con la ‘Fórmula Frankenstein’

Hasta ha subarrendado senadores a los independentistas de ERC y Democracia y Libertad

Pedro Sánchez sustituirá a Mariano Rajoy en La Moncloa con la 'Fórmula Frankenstein'
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. PD

La cuestión es cómo y cuánto tiempo y cuánta estabilidad va a proporcionarle una coalición tan precaria

Lo de la ‘fórmula Frankenstein‘ es una genialidad acuñada por Ruben Amón. Refleja perfectamente y de forma gráfica los inconfesables apaños que está haciendo Pedro Sánchez para meterse en La Moncloa y ser presidente del Gobierno.

Cierto que la cuestión es cómo y cuánto tiempo estará en el cargo. Y cuánta estabilidad va a proporcionarle la precaria coalición que cierra con antisitema, socios de los chavistas, nacionalistas vascos de derechas, independentistas catalanes republicanos y otras yerbas.

Y cuánto el Partido Socialista tiene que estirar sus costuras y desnaturalizarse para alumbrar ese Frankenstein, pero todo indica que el monstruo ya ha sido construido.

Subraya Ruben Amón este 20 de enero en ‘El País’ que Sánchez, si no ocurre un milagro, será el primer político español que se encarma a la presidencia del Gobierno habiendo perdido las elecciones. Y el primero que accede a gobernar con una soldadesca de 90 diputados propios.

Para ello, ha transigido con posturas humillantes de Podemos. Ha subarrendado senadores a ERC y Democracia y Libertad. Ha evitado la refriega directa con Susana Díaz. Y empieza a llevar a su terreno el planteamiento maximalista posterior a las elecciones: o la Moncloa, o a casa. O todo, o nada.

  • Las razones por las que ahora puede evacuar a Rajoy tienen que ver con la resistencia más o menos general a unas elecciones anticipadas. Los populares no reniegan de ellas, pero también saben que podría repetirse un resultado insuficiente e idéntico. Porque idéntico es el candidato e idéntico es el tabú que representa Mariano Rajoy.
  • De hecho, el lema de «todos contra Mariano», reflejado incluso en las urnas, coloca a Sánchez en la posición de única alternativa. Se la puede proporcionar Ciudadanos con la abstención de las demás fuerzas -una hipótesis remota- o se la puede consentir la amalgama de las izquierdas, con más razón cuando el guirigay parlamentario de ayer en las filas de Podemos, de las mareas y de las marejadas, demuestra que a Pablo Iglesias tampoco le convienen unos comicios. De convocarse, podrían diferenciarse las marcas, competir por separado y delatar una heterogeneidad y unas diferencias que no parecían tan evidentes, hasta ahora, detrás del carisma del propio Iglesias.
  • Es la razón por la que se tambalea el dogma del derecho de autodeterminación. Sería, en principio, un requisito innegociable del flanco catalán -En Comú Podem-, pero ya dijo Ada Colau desde su aura providencial que podría relativizarse la ortodoxia, aliviarla con una reforma constitucional, orillar el derecho a decidir a posteriores discusiones, anteponiendo la agenda social y consiguiendo, nada menos, la caída de Rajoy.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído