Tan sólo restan los detalles y asegurar la abstención de los independentistas catalanes

PSOE, Podemos, IU y PNV urden un apaño para que Pedro Sánchez sea investido presidente

Ciudadanos ve "difícil" un Gobierno de Mariano Rajoy y da casi por seguro el 'pacto desastre'

PSOE, Podemos, IU y PNV urden un apaño para que Pedro Sánchez sea investido presidente
Pedro Sánchez. PD

Mariano Rajoy no ha contactado de manera oficial con Albert Rivera. Tampoco Pedro Sánchez.

Ante este escenario, Albert Rivera, a día de hoy, contemplan un escenario con Pedro Sánchez como presidente con los votos de PSOE, Podemos, IU y PNV, los votos en contra de Ciudadanos y PP y la abstención del resto de grupos.

Unas cuentas que permitirían a Sánchez ser investido en una segunda votación y por mayoría simple, siempre y cuando Podemos y sus confluencias -Mareas, Compromís y En Comú Podem- voten lo mismo.

Las cuentas de la votación

  • PSOE + Podemos +IU (y sus confluencias) + PNV= 90+69+2+6=167 votos positivos
    PP + Ciudadanos= 122+40= 162 votos negativos
    21 abstenciones

Cabe destacar que, en los últimos días, el secretario general del PSOE se ha mostrado muy optimista con respecto a lograr lo que el eufemósticamente denomina «el ansiado gran pacto de izquierdas».

A medida que el pesimismo se ha ido instalando en Génova 13, el optimismo ha aumentando de manera proporcional en la calle Ferraz.

Desde un primer momento, ambos partidos han aplaudido la idea de un gran pacto que aunara a las fuerzas de izquierdas dejando a Mariano Rajoy sin ninguna posibilidad de convertirse en presidente del Gobierno.

Las negociaciones se han llevado en el más estricto secreto. Por el lado del PSOE, tan sólo han estado en la mesa el propio Pedro Sánchez y su círculo más cercano capitaneado por César Luena.

Podemos, por su parte, ha tenido en Pablo Iglesias e Íñigo Errejón a sus figuras principales. Esto supone el desconocimiento por parte de los barones territoriales socialistas de los que depende, en última instancia, la política de pactos.

Son precisamente los grandes líderes territoriales socialistas los que forzaron a Sánchez a firmar, junto con el resto del Comité Federal del partido, una resolución por la que se comprometían a respetar una línea roja, la de no pactar con partidos independentistas o con fuerzas que pusieran sobre la mesa la autodeterminación o el referéndum en Cataluña.

En principio éste era el obstáculo insalvable para que PSOE y Podemos pudieran llegar a un acuerdo, pero el ambicioso Sánchez lo sortea cediendo en todo ante los independentistas, cambiando de nombre a las cosas y pretendiendo que la abstención de quines quieren romper España, sale gratis.

A estás altura, el líder socialista ya contaría con los 167 votos necesarios para ser investido presidente del Gobierno en primera vuelta: los 90 de su partido más los 69 de Podemos (incluídos los 4 de Compromís que han solicitado formar grupo propio), dos de IU y otros seis del PNV.

Sánchez necesitaría la abstención del resto de las fuerzas, ante el más que probable voto en contra de Ciudadanos (C’s) y del Partido Popular, que cuenta con 119 votos propios, 2 de Unión del Pueblo Navarro (UPN), y 1 de Foro Asturias.

Además, se espera que el popular Pedro Gómez de la Serna, quien se encuentra en el Grupo Mixto después de ser apartado por el partido, se manifieste también en contra de una investidura de Sánchez.

El líder de los socialistas ya se ha asegurado también la abstención o incluso el sí, si fuera necesario, de los independentistas catalanes Democracia y Libertad (DyL) y de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC): lo hizo cuando les cedió cuatro senadores para que formaran grupo propio en la Cámara Alta.

Con este escenario, poco importa lo que hagan Bildu, que tiene otros dos o Coalición Canaria-Partido Nacionalista Canario, que sólo cuenta con un diputado.

Las fuerzas en contra sólo sumarían 163 votos, frente a los 167 a favor, lo que en una segunda vuelta de la votación daría la Presidencia del Gobierno a Pedro Sánchez.

Para ser investido presidente, Sánchez necesita mayoría absoluta -167 votos favorables- en una primera vuelta en la votación del Congreso. Si no la obtiene, le bastaría la mayoría simple en la segunda votación.

Te puede interesar

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído