CRISIS EN EL AYUNTAMIENTO DE MADRID

Carmena se enfrenta al sector duro de Ahora Madrid y medita cargarse a la okupa Mayer

La alcaldesa deja su futuro en el aire: "Celia (Mayer) es una concejal que cuenta con mi apoyo" pero "hay que ver si puede o desea seguir"

También dejó muestras de su sospechosa y habitual equidistancia al referirise a la banda terrorista ETA como "movimiento político"

Manuela Carmena tiene un dilema: o se carga a la titiritera Celia Mayer o se convierte en un guiñol del sector más duro de Ahora Madrid que apoya en bloque a la concejal de Cultura. A Carmena se la ha abierto una grieta en su partido que amenaza en convertirse en un socavón que puede tragarse a todo su gobierno.

Si por la alcaldesa madrileña fuera, Mayer ya sería historia. Fuentes consultadas por Periodista Digital afirman que «la polémica del callejero franquista provocó una fractura entre ellas. Carmena quiere quitársela de encima pero teme quedarse sin apoyos dentro del partido».

La mamarrachada de la cabalgata, la limpieza y retirada de un monolito en honor a unos niños carmelitas fusilados en la Guerra Civil y el escabroso show de unos titiriteros lanzando vivas a ETA delante de una decena de niños en el Carnaval de Madrid han abierto un profundo cráter en el gobierno de Carmena. 

La alcaldesa considera a Mayer una bomba de relojería pero no cuenta con apoyos dentro de su partido para destituirla.

En la rueda de prensa del 8 de febrero 2016, en la que sorprendió la ausencia de Mayer, la alcaldesa de Madrid dejó su continuidad en el aire: «Celia (Mayer) es una concejal que cuenta con mi apoyo» pero «hay que ver si puede o desea seguir en este equipo» después de estudiar si los fallos han residido en su actuación o en la de su equipo.

Carmena atraviesa la mayor crisis de su gobierno en la más absoluta soledad. Tiene a cinco ediles en su contra por el caso de los ‘titirietarras’: Carlos Sánchez Mato (concejal de Economía), Montserrat Galcerán, Pablo Carmona, Mauricio Valiente (tercer teniente de alcalde) y Rommy Arce. Y las presiones también son externas porque el PSOE le ha pedido que tome medidas drásticas si no quiere que le retire su apoyo.

En una carta publicada en su órgano oficial, el diario Público, sostenían que «Frente a la ola represiva y de restricción de derechos que sufrimos desde hace años, solo podemos responder con más y mejor democracia. Por eso entendemos que el Ayuntamiento de Madrid como parte de este proceso debiera actuar de forma activa para conseguir la liberación de los dos titiriteros y estamos seguros de que así será».

El sector duro de Ahora Madrid, partido fusión de Ganemos Madrid y Podemos, está molesto por la ‘tibieza’ de Carmena contra el encarcelamiento de los titiriteros. Y es, como señala elDiario.es, precisamente de Ganemos Madrid, los entornos del Patio Maravillas, los márgenes críticos de Podemos -Traficantes de Sueños, Fundación de los Comunes, Observatorio Metropolitano-, la corriente Anticapitalista del partido de Pablo Iglesias y de miembros de IU donde se ubica el sector más crítico con la alcaldesa.

La soledad de Carmena se escenificó en la rueda de prensa en la apareció flanqueada por sus dos manos derechas en el equipo de Gobierno municipal: Javier Barbero, delegado de Seguridad y Emergencias, y Marta Higueras, regidora suplente y responsable de Equidad, Derechos Sociales y Empleo. Barbero e Higueras, son amigos íntimos de la alcaldesa desde hace más de 30 años y las personas de su máxima confianza en el Gobierno municipal, como recuerda El Mundo.

Son quienes menos hipotecas políticas tienen en Ahora Madrid y en este momento el principal sostén de Carmena, enfrentada a su partido por un show de titiriteros que la alcaldesa calificó de «violento y deleznable» aunque defendió que no podía ser considerado enaltecimiento del terrorismo.

Criticó el «rigor» de la Justicia con los artistas, pretendiendo condicional la actuación judicial en una maniobra excesiva y fuera de lugar teniendo en cuenta que ella misma procede de la judicatura.

También dejó muestras de su sospechosa y habitual equidistancia al referirise a la banda terrorista ETA como «movimiento político».

La incompetente Mayer no puede seguir un minuto más como responsable de Cultura. Carmena lo sabe, otra cosa es que tenga el valor de enfrentarse al sector más radical y sectario de su propio partido y a pesos pesados como Ada Colau y Pablo Iglesias (no olvidemos que es quien la puso ahí) para zanjar esta crisis.

@lbalcarce

Te puede interesar

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído